Jueves, 30 Julio, 2020 - 19:41

Detectaron una nueva manga de langostas en la zona límite de Chaco y Formosa

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Dos nuevas mangas de langostas fueron detectadas en el norte del país. Una cerca del río Bermejo, en el límite entre Formosa y Chaco y la otra en la localidad formoseña de Ingeniero Juárez. La primera por los monitoreos permanentes que realiza el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y otra por la denuncia de un productor. 
 
Este lunes se recibió una denuncia del avistaje de una nueva manga de langostas proveniente de Paraguay, en la localidad de Ingeniero Juárez a 60 kilómetros del límite con la provincia de Salta. Equipos del Senasa recorrieron la zona para evaluar su tamaño y comportamiento. Con temperaturas de entre 16 y 19 grados y viento sur, la manga registró un corto movimiento ubicándose a unos 15 kilómetros al Noroeste de Ingeniero Juárez. Además, el pasado 28 de julio, se concretó una reunión del Comité de Crisis de Salta-Jujuy para analizar la estrategia de intervención a ejecutar si la manga ingresa a territorio salteño. 
 
Por otra parte, la manga que se encuentra en cercanías del Río Bermejo y fue detectada el 20 de julio pasado en la localidad formoseña de Guadalcazar mediante tareas de vigilancia del Senasa, se desplazó hacia Chaco, en donde equipos de langosteros de esta última provincia monitorearon el departamento de General Güemes. 
 
Desde ese día hasta la fecha, la manga se encuentra en cercanías al río Bermejo, siendo avistada según denuncias, a ambos lados de las provincias. “La plaga se encuentra en una zona de montes altos que obstaculizan el avistaje y es de difícil acceso, debido a los pocos caminos y a la presencia de ríos y riachos. Hacia el fin de semana, el posible aumento de temperaturas y los vientos del norte, podrían arrastrar la manga hacia el Chaco con una velocidad importante”, explicó Julio González, referente de langostas de Chaco. 
 
La primera manga que generó la alerta entró a Argentina a finales de mayo procedente de Paraguay y, según señaló el Gobierno brasileño, está compuesta por langostas de la especie Schistocerca cancellata, que pueden recorrer hasta 150 kilómetros por día y que, en millones de ejemplares juntos, pueden arrasar con cultivos de cereales, pastos y otras gramíneas. 
 
Para el licenciado Alejandro Inti Bonomo, responsable de la carrera de Gestión Ambiental en la UADE, las plagas de langostas son algo normal en el suelo latinoamericano: “A la acumulación de esta especie se la suele llamar ‘mangas’ y la presencia de las mismas puede ser preocupante. Lo bueno es que las langostas no atacan a los humanos, pero lo malo es que sí generan daños en cultivos y vegetación nativa, por lo que es vital estar atentos a su presencia”, enfatizó a este medio Inti Bonomo. 
 
Desde 2015 han sido frecuentes las formaciones de nubes de langostas en países de la región como Bolivia, Paraguay y Argentina, dijo el Ministerio de Agricultura brasileño. Las autoridades creen que el cambio climático, con alteraciones en la temperatura y la humedad, pudo haber alentado el aumento de esos insectos, con apariciones cada vez más frecuentes. El sur brasileño ha sufrido con plagas de la misma especie de langostas en 1938, 1942 y 1946, con focos que se originaron en Argentina e ingresaron por el sur del país desparramándose por cuatro estados. 
 
Según el aeroaplicador y miembro de la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca) Guido Kindwerley, “las langostas se asientan de noche en grandes cantidades, en poco volumen de hectáreas, en un radio de entre 5 y 25 hectáreas”. El especialista detalló que la organización está actuando “en coordinación con el Senasa que son quienes hacen todo el trabajo de monitoreo y detectan el lugar donde están ubicadas”. 
 
“Hay que organizarse para hacer el tratamiento lo más temprano posible, dejar el avión a full de combustible a la noche para salir antes de que aclare, llegar a un horario que no se muevan, porque cuando se mueven ya no hay más oportunidad”, precisó Kindwerley. 
 
En Entre Ríos, se realizaron esta semana tratamientos focalizados en áreas de monte forestal, donde se encontraban langostas y en Formosa se ejecutaron, con el apoyo del municipio, controles parciales de la manga de langostas, que se encuentra ubicada en Ingeniero Juárez. Se continúa la vigilancia en toda el área donde se detectan poblaciones que ameritan control y deberán ejecutarse en los próximos días. 
 
El objetivo es controlar las langostas remanentes para evitar que sean muchos los individuos que logren completar el ciclo y pongan huevos, lo que provocaría tener una generación local de la plaga. 
 
El Senasa reitera a los productores y a la población en general dar aviso a la oficina más próxima, en caso de detectar o ver la manga de langosta para poder actuar de inmediato 
 
 
Fuente: 
Infobae