Sábado, 24 Febrero, 2018 - 12:57

Destrozos en el local que alquilaba: la inquilina afirma que la difamaron y que no se robó nada

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Lorena Vanesa Canteros se apersonó en la Redacción de Diario Chaco para dar su versión sobre una denuncia por destrozos que hizo Marta Motter, una de las propietarias del local comercial ubicado en avenida Ávalos al 163, donde hasta hace poco funcionaba “El Mirador”, la empresa de la entrevistada.

“No es verdad, me injurian, calumnian y ocasionan problemas financieros y legales”, afirmó Canteros y resaltó que lo que retiró del lugar no se lo robó sino que le pertenecía: “Cuando llegué eso era un terreno baldío, todo lo edifiqué yo. En el contrato estaba establecido que me lo podía llevar y el desalojo se realizó con un oficial de justicia y con la policía que avalan mi versión”, aclaró la entrevistada. Y aclaró que “más de la mitad de las cosas las dejé”.

“No me robé nada, no saqué nada que no era mío”, resaltó Canteros y sobre los destrozos dijo: “Por ejemplo en donde denuncia que le destrocé la parrilla, ahí nunca hubo nada, la parrilla la hice yo, todo de principio a fin. Al igual que las aberturas, no me robé nada porque todo lo puse yo. Y no me lleve todo, deje más de la mitad de mis cosas”.

E insistió en que “el desalojo se hizo con un oficial de justicia que me autorizó a llevar lo que me correspondía y con la policía. Por lo que en este momento estaría presa si hubiera destrozado o llevado cosas que no eran mías”.

“Hubo cosas que en el corto plazo que me dieron para salir se tuvo que sacar, se rompieron y se perdieron, pero las pagué yo”, insistió.

SE DESPEGÓ DE “ROBLEDO CONSTRUCCIONES”

Canteros además habló sobre Carlos Martín Robledo, el otro inquilino al que nombra Motter, y las supuestas denuncias por estafa que hace Daniel Galuga por la empresa Robledo Construcciones.

Dejó en claro que se trata de su exmarido, que hace dos años están separados y que “nada tiene que ver” su empresa “El Mirador”, con la empresa de “Robledo Construcciones”. Dijo que se sintió “perjudicada por la vinculación” que se hizo en las redes sociales: “Nosotros no estamos juntos, somos expareja".

Como empresa “El Mirador sigue funcionando, solo nos cambiamos de lugar y éstas difamaciones ocasionan un daño y perjuicio económico y de trabajo enorme, no solo a mi familia e hijos sino también a las familias de 16 trabajadores que son parte de mi empresa”.

Aunque sobre el tema de la constructora y la denuncia de Galuga aclaró: “Ese señor le debe $ 250.000 a mi exmarido, más los adicionales de la obra que no tuvo para pagar. El tema de los departamentos, está la disolución del fideicomiso, porque mi exesposo tuvo un ACV y obviamente se firmó la disolución que está en manos de la justicia”.

Y resaltó que tanto ella como su expareja “en el momento pertinente accionarán legalmente” contra los denunciantes.

Notas relacionadas