Martes, 22 Agosto, 2017 - 07:32

Desde hoy, los cuatro detenidos por los atentados en Cataluña comenzarán a ser juzgados en un tribunal de Madrid

Los cuatro sospechosos todavía vivos de los atentados que causaron 15 muertos en Cataluña, llegaron hoy a la Audiencia Nacional de Madrid donde deberán ser inculpados, según informó una fuente judicial.

Los cuatro individuos, detenidos entre el jueves y el viernes, esperan su comparecencia ante el juez, precisó una portavoz del tribunal.

Los presuntos miembros de la célula terrorista declararán ante el magistrado Fernando Andreu y la fiscal del caso, Ana Noé.

Andreu, tras interrogarlos, debe determinar qué cargos presenta contra ellos por estos atentados que causaron 15 muertos y más de cien heridos el jueves y el viernes en Barcelona y el turístico pueblo costero de Cambrils, 120 km al sur.

El primero de los detenidos, poco después del atentado de Barcelona del pasado jueves, fue Driss Oukabir, a cuyo nombre se alquiló una furgoneta usada por los terroristas.

Ante la Policía, este arrestado afirmó que su hermano Moussa, de 17 años, le había robado la documentación y horas después, pasada la una de la mañana del viernes, Moussa falleció junto con otros cuatro terroristas, abatido por la policía tras atentar en la localidad costera de Cambrils (Tarragona).

El segundo detenido, en la noche del jueves, fue Mohamed Houli Chemlal, de 21 años y natural de Melilla, ciudad española en el norte de África.

Houli resultó gravemente herido tras la explosión el día 16 en el chalé de Alcanar, en la provincia de Tarragona, donde la célula yihadista planeaba los atentados desde hacía meses.

El viernes se arrestó a los otros dos: Mohamed Aallaa, de 27 años, detenido en Ripoll y hermano de Sadi Aallaa, abatido en Cambrils y Salah El Karib, de 34 años, que regenta un locutorio y a quien la Policía relaciona con Driss Oukabir.

Estas cuatro personas son miembros de la célula que perpetró los atentados, formada por al menos doce terroristas, de los que cinco fueron abatidos en Cambrils, al menos dos murieron en la explosión del miércoles en la vivienda de Alcanar y el último, Younes Abouyaaqoub, fue abatido ayer por la Policía catalana tras llevar huido desde el jueves.

Se había dado a la fuga tras haber conducido la furgoneta que protagonizó el atropello masivo en Barcelona y en su huida apuñaló al conductor de un coche con el que se saltó un control policial y escapó.

Fuente: 
Infobae