Viernes, 11 Septiembre, 2020 - 09:18

Servicio técnico
Desbaratan circuito delictivo de celulares: compraban robados, los desbloqueaban y vendían sin dejar rastro

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Los allanamientos se llevaron a cabo luego de una serie de asaltos ocurridos en la vía pública en ciudad termal. Se secuestró gran cantidad de dinero, celulares, notebooks, y accesorios. 
 
A raíz del aumento considerable de robo de celulares en calles de Sáenz Peña, sumado a otros hechos de inseguridad que afronta la ciudad, la División de Investigaciones Complejas inició un operativo para evitarlos. 
 
La investigación arrojó la existencia de locales comerciales que se dedicaban a comprar, reparar y vender celulares que eran robados; de esta manera y a través de herramientas de desbloqueo, desguace y/o cambios de IMEI se los volvía a poner en el mercado sin que deje rastro de que se trataba de un producto robado. 
 
Dicha maniobra obstaculizaba el proceso investigativo de agentes policiales, para dar con los teléfonos robados, además de infringir la ley nacional N° 25.891 de Servicios de Comunicaciones Móviles.
 
Así las cosas, ayer por la tarde, bajo un operativo conjunto del Departamento de Investigaciones Interior y la AFIP, conforme orden judicial del Juzgado Federal, realizaron allanamientos en distintos comercios, que, además, no contaban con la habilitación correspondiente, según consignó la Policía.
 
LOS ALLANAMIENTOS
 
Se realizaron tres allanamientos uno en el Barrio San Martín y dos en el barrio Obrero de donde se secuestraron gran cantidad de teléfonos celulares, tablets de diferentes marcas y modelos, además del secuestro de vidrios templados, estuches para celulares y accesorios varios sin aval aduanero.
 
En el barrio Obrero arrojó secuestraron 196 celulares de diferentes marca y modelo, mercaderías varias sin aval aduanero como vidrios templados, estuches para celulares, y 400 accesorios de celulares, elementos infringen ley 22.415 (código aduanero) y el total de $33.200 en efectivo.
 
El tercer allanamiento se realizó también en el barrio Obrero se procedió al secuestro de un teléfono celular Samsung s8; una notebook marca Lenovo propiedad allanado y una importante suma de dinero en efectivo -$216.030- que no pudo ser justificado.
 
Debido a que se encontraron elementos que infringen la Ley 25.891 y 22.415, se procedió a notificar en el lugar a los allanados que quedan supeditados a la causa.