Jueves, 3 Octubre, 2013 - 18:33

Papeleras
Demasiadas palabras sobre UPM destinadas a públicos internos
Por Hugo E.Grimaldi

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

No fue muy feliz la comparación de Timerman entre los finlandeses de UPM y los "fondos buitres".

Cruce de ironías entre el presidente José Mujica y el canciller Héctor Timerman; opiniones muy fuertes de dos medios uruguayos (el semanario "Búsqueda" y el portal de "El Observador"); declaraciones algo destempladas del gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri y acusaciones del intendente del Departamento de Río Negro, Omar Lafluf no contribuyeron para nada a bajar la tensión entre los dos países. Más bien a la inversa.
 
De ayer para hoy, hubo una problemática escalada de quienes más cabeza fría deben poner en el asunto, sobre todo desde el ángulo de las declaraciones. Salvo que lo que se esté buscando desde las dos márgenes de los ríos es darle de comer a los públicos internos, para reposicionamiento de los dirigentes de cada país.
 
¿Hay impacto ambiental desbordado? No parece, pero hay alteración de la temperatura del agua. ¿Está probado que los desechos de UPM (ex Botnia) sean perjudiciales para la salud? Según el canciller argentino sí, por el exceso de fósforo. 
 
En este punto habría que preguntarse entonces por qué no lo hizo saber antes y por qué la Argentina guardó prolijamente las conclusiones que tiene en su poder la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), cuyo titular es transitoriamente argentino.
 
¿Tiene derecho Uruguay a ampliar la capacidad de la planta? No lo tiene, como tampoco tenía por qué avanzar unilateralmente sobre la frontera común, violando el Estatuto del Río Uruguay, tal como ya dijo La Haya.
 
¿El gobierno de Mujica es permeable a los intereses de Botnia? Seguramente sí, pero las autoridades uruguayas no pueden tirar por la borda la cadena forestal que han armado a través de los años y que le da trabajo a miles de personas.
 
¿La Argentina contamina mucho más que Uruguay? No se sabe a ciencia cierta porque no se difunde, pero de todo el Paraná y el Uruguay, las aguas bajan más que turbias. De Gualeguaychú en primer término.
 
Si los ceños de los funcionarios se fruncieron de verdad es desde ya problemático, pero si hubo ficción en las palabras para agradar fronteras adentro es doblemente preocupante. A quien no le viene bien un conflicto internacional para victimizarse políticamente a tiro de las elecciones o, como en el caso del uruguayo, para ganar espacio en la coalición gobernante. Los chauvinismos siempre son una buena inversión política.
 
Tampoco fue muy feliz la comparación de Timerman entre los finlandeses de UPM y los "fondos buitres". El todos contra la Argentina ya es un verso demasiado remanido por estas playas. Para decirlo en términos afines al himno común de los dos países, el argumento kirchnerista "está más manyado que el tango La Cumparsita".
Fuente: 
Para Agencia DyN