Lunes, 18 Mayo, 2020 - 14:24

Del sueño de unión de Manuel Belgrano, nace la escarapela nacional
Por María Noel Ibarra (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
A quienes sentimos un amor especial por nuestra patria, y por los símbolos patrios, siempre mayo es un mes especial, en el que como argentinos, sentimos la necesidad de reafirmar nuestro compromiso, aportando desde donde nos toque. Hoy se genera un vacío al no poder realizar todas nuestras actividades correspondientes a las fechas patrias, y a este año especial para nosotros, ya que se  cumplen 200 años del fallecimiento del GENERAL MANUEL BELGRANO.
 
Fechas que no queremos dejar pasar, y sentimos la obligación de redoblar esfuerzos en nuestro intento de generar interés al compartir el legado de quienes forjaron nuestra patria, fechas como la de hoy, donde celebramos el Día de la Escarapela Nacional, celebración impulsada por el Consejo Nacional de Educación, en 1935, establecida para el día 18 de mayo, aunque considero que el día que nace nuestra escarapela fue el 13 de febrero de 1812, hoy oficialmente recordamos nuestra escarapela.
 
En febrero de 1812 el General Manuel Belgrano se encontraba al frente de las dos baterías en las costas del Paraná a la altura de Rosario, donde observó la heterogeneidad de los distintos regimientos y la necesidad de incentivar y unir fuerzas con un mismo distintivo. Por lo que decide dirigirse al Gobierno del Triunvirato el día 13 de febrero en estos términos:

“Parece llegado el caso de que V.E. se sirva declarar la escarapela nacional que debemos usar, para que no se equivoque con la de nuestros enemigos, y no haya ocasiones que pueda sernos de perjuicio; y como por otra parte observo que hay cuerpo del ejército que la llevan diferente, de modo que casi sea una señal de división…”. 

El gobierno dispuso entonces en un decreto del 18 de Febrero que en adelante se reconozca y use por las tropas de la patria la Escarapela Nacional de las Provincias Unidas del Rio de la Plata compuesta de dos colores, blanco y azul celeste. Con esta medida Manuel cumplió uno de sus objetivos, obligar al gobierno que anuncie ya un propósito de independencia, siendo su siguiente paso, la creación de nuestra Bandera Nacional. 

En este difícil momento, son muchos los ejemplos de sacrificio, el Personal de Salud, las Fuerzas Armadas, la Policía, los docentes desde sus hogares y la difícil tarea de acompañar a los alumnos desde lejos, y el de todos los trabajadores que deben cumplir su función para que otros tengan la posibilidad de quedarse en sus hogares.
 
Ese espíritu de unión de la patria que nos trae el mes de mayo, tan necesario hoy, es lo que hoy ruego a Dios nos invada y nos de fuerzas, para que siga vibrando en nuestro corazón, junto a nuestra escarapela, en todos los rincones de nuestra amada patria, y que acompañe a los compatriotas que dedican con esfuerzo su labor al servicio de los demás.
 
Esa unión que soñó Manuel Belgrano, lo que lo llevo a crear los símbolos patrios que nos unen, es la que hoy nuestro país necesita. 
 
Que este particular día de la Escarapela no pase desapercibido, justamente porque la Patria se hace todos los días, y sobre todo en tiempos difíciles como estos. 

(*) Presidente del Instituto Belgraniano de Chaco.