Viernes, 10 Mayo, 2019 - 10:30

(de)Construyendo la Nación Argentina
Por Sol Piñero (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

¿Existieron argentinos antes que el Estado Argentino? La construcción de la Nación argentina es un proceso que está lejos de ser terminado. Si miramos la estela que la historia ha dejado a nuestras espaldas notaremos que la Nación Argentina se ha construido de forma paralela al Estado. Si nos paramos sobre la premisa de que el Estado es una consecuencia política y administrativa de la identidad nacional, ¿De qué forma podemos entender que ambos procesos han sido contemporáneos? ¿Que implica que estos procesos estén atravesados por la misma contemporaneidad?

Seguramente todos recordaremos la forma en la cual la historia argentina se imparte en los colegios, y si muchos de nosotros estamos interesados en la historia, pues bien recordaremos una de las más importantes enseñanzas escolares: El nombre de nuestro País. Argentina, que viene del latín argentum y en italiano significa tierra de plata. A su vez, esta etimología viene asociada a la historia de la “Conquista”, una historia cargada de improntas euro centristas, donde nuestro país era eso: una tierra donde buscan plata, una tierra cargada de historias místicas para poder convencer a la corona española de, básicamente financiar los viajes hasta el cono sur, como también lo fue la región del amazona, asociada al mito griego de las amazonas, la Patagonia por los supuestos patacones que habitaban el sur y el puerto del buen aire. En fin, una serie de estrategias asociadas a lo que hoy llamaríamos marketing para financiar expediciones y masacres multitudinarias.

Con la llegada de los españoles y la posterior revolución hacia el mandato de la corona y virreinato del río de la palta, se comienza a construir el Estado Argentino. Un Estado sin Nación, lleno por un lado de población indígena, inmigrantes, y mestizos. Frente a este escenario heterogéneo, (utilizando la palabra heterogéneo a modo descriptivo porque rechazo el misticismo y concepto de la pureza nacional/racial y de cualquier tipo) y poco cohesionado se piensa en el Estado Argentino. Un Estado, que desde su nombre propio se rechaza a sí mismo y acepta las etiquetas extranjeras que en algún momento fueron la fuente de inspiración del genocidio americano. De esta forma, con un marcado acento racial, de clase y machista, se construye un Estado para una Nación blanca, europea, mestiza y masculina. Dejando fuera a las poblaciones originarias, a las mujeres y por supuesto, a los pobres.

Hoy en día, con los lentes de la perspectiva histórica, podemos comprender o analizar estos procesos de construcción política y ciudadana de una forma más objetiva, y quizás culpar al momento histórico por los acontecimientos y la exclusión en ese proceso de construcción estatal. Desde este lugar, propongo repensar la construcción de la identidad argentina y continuar con este proceso de una forma un poco más crítica y consciente acerca de quienes son incluidos y excluidos de este proceso, para que la Nación se extienda a lo largo y ancho del país, sin esperar únicamente a que pase el tiempo para luego pararnos y con distancia ver la repetición del pasado sobre nuestras espaldas.

 

(*) Lic. en Relaciones Internacionales.