Viernes, 23 Octubre, 2020 - 09:37

Cultivos de servicio: un aporte al control de malezas de manera sustentable

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un estudio de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE corroboró el impacto positivo de cultivos de “servicio” o de “cobertura” en la supresión de malezas en el cultivo de maíz. Se destaca esta estrategia “sustentable” respecto a los lotes con control químico que pese a las aplicaciones registraron diversas malezas.

Los cultivos de servicio, cuyo “servicio” al ecosistema podría ser cobertura, supresión de malezas, aporte de carbono o nitrógeno al sistema, disminución de densificaciones subsuperficiales o en profundidad, se siembran con el fin de dar una prestación a otros cultivos de interés o de renta.

Según sea la especie utilizada, o una consociación de dos o más, como cultivo de servicio pueden representar su aporte al sistema además de minimizar el uso de fitosanitarios en los cultivos.

En ese sentido, con el objetivo de evaluar los beneficios de este tipo de cultivos de servicios respecto de la supresión de malezas en cultivos de maíz, una investigación de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE estudió la incidencia de dos lotes de cultivos de servicio respecto de un lote con barbecho químico (tratamiento con herbicidas) y su consecuente ahorro en aplicaciones de herbicidas.

MUESTREOS

En el estudio, se sembraron triticale (X. triticocereale W., un cereal cruza de trigo y centeno) y centeno (Secale cereale L.) en mayo de 2017, en un lote de 33 has dividido en tercios, el tercio restante fue barbecho químico.

El antecesor fue un cultivo de soja y luego del tratamiento con cultivo de cobertura se sembró maíz en enero de 2018.

Los muestreos de malezas se realizaron a los 14 días de cosechada la soja en abril de 2017 y cinco meses después, en septiembre. El secado de los cultivos de cobertura se realizó 114 días posterior a la siembra en estado de grano lechoso.

En el mes de abril, previo a la siembra de cultivos de cobertura, se encontraron las siguientes especies en todo el lote: Gomphrena pulchella, Borreria verticilliata, Chloris ciliata, Parietaria debilis, Comelina erecta y Glicine max.

En tanto, en el mes de septiembre de 2017 se encontraron en el tercio del lote con barbecho químico: Verbena litoralis, Borreria verticilliata, Chloris ciliata, Conyza bonariensis. Sorghum halepense, Trichloris sp. y Portulaca oleracea.

Mientras que en los lotes de cobertura no se registraron malezas en los muestreos hasta la siembra del maíz en enero del año próximo.

RESULTADOS

“Los estudios corroboraron la importancia de los cultivos de servicio para el control de malezas, así como en la reducción del uso de químicos” explicaron los Ing. Agr. Celsa Balbi y Germán Pérez, investigadores responsables del trabajo presentado en el Congreso Latinoamericano de Malezas en Costa Rica.

Indicaron que si bien la utilización del concepto de cultivos de servicio logró mucha difusión en los últimos años, resulta importante la realización de estudios que demuestren su viabilidad en diferentes especies y sistemas de producción de la región, con énfasis en la dinámica del agua.

Así, resaltaron que además de la supresión de malezas, se logra una reducción del costo económico que implica el uso de herbicidas con este fin.

Es que en el estudio realizado, en el lote de barbecho químico fueron necesarios, desde la cosecha de soja hasta la siembra del maíz, 5 aplicaciones de herbicidas con un costo de 100 US$ por ha.

Mientras que en los cultivos de cobertura se realizó una aplicación para el secado del cultivo, con un costo de 30 US$, incluida la siembra del cultivo de cobertura.

“Consideramos necesario seguir promoviendo los cultivos de servicio como alternativa para la supresión de malezas, así como para otros fines que puede brindar en la faz productiva” señaló la Ing. Balbi.

Sostuvo que la promoción de este tipo de manejo productivo demanda la necesidad de un trabajo cercano con los productores, y comentó al respecto que desde la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE y del Instituto Agrotécnico de la UNNE se prevén concretar proyectos de extensión que posibiliten la transferencia de conocimientos al sector productivo en conjunto con la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID).