Jueves, 21 Marzo, 2019 - 18:06

Crónica del violento robo a la distribuidora: delincuentes desayunaron en el lugar y fueron atrapados en pleno atraco

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En la madrugada de este jueves, una distribuidora de Resistencia sufrió su segundo robo en el mes. Los ladrones ingresaron a través de la planta alta del lugar, donde vive la madre del dueño. Diario Chaco pudo saber detalles del hecho.
 
Pasadas las 3:30 de la mañana, dos hombres quisieron ingresar a robar en una distribuidora ubicada en avenida Hernandarias 546 de Resistencia. Lo hicieron a través de la planta alta del lugar, espacio donde reside la madre del dueño del comercio, quien se encontraba durmiendo. Allí llegaron por el techo, desde donde colgaron una soga para bajar hasta el balcón.
 
Los delincuentes trataron de entrar de manera delicada, sin levantar el avispero, pero se dieron cuenta que había alguien en la vivienda, por lo que cambiaron sus formas y patearon la puerta hasta romperla.
 
Así ingresaron al lugar y vieron a la dueña de casa, una mujer de 62 años, a quien obligaron a cubrirse la cara con las sábanas. Los ladrones lo primero que hicieron fue alejar el celular de la señora y luego comenzaron a pedirle dinero, mientras que la amenazaban con una picana.
 
La mujer le aseguró que allí no había plata. Los delincuentes comenzaron a fumar y pensaban cómo seguir el robo. Al parecer, el nerviosismo les abrió el apetito. El siguiente paso fue encerrar a la mujer en el baño y decirle que tenían hambre, a lo que la mujer respondió que se podían servir leche y algunas frutas. Le hicieron caso, desayunaron leche y peras.
 
Ya satisfechos continuaron con el intento de atraco.
 
Con la sexagenaria encerrada en el baño, los delincuentes revolvieron cada lugar de la casa. Incluso arrancaron el respaldo de la cama en busca de una caja fuerte, pero el resultado fue negativo. Siguieron por otras habitaciones pero tampoco encontraron nada.
 
Ya en la planta baja, los hombres chocaron con la puerta que une la vivienda con la distribuidora y la rompieron para cruzar. En las cámaras de seguridad se puede apreciar que uno de los delincuentes comienza a recorrer el lugar con una linterna y se va. A los pocos minutos regresa, enciende las luces y comienza a buscar dinero.
 
Todos movimientos provocaron ruidos que fueron escuchados por un vecino, quien dio aviso a la policía y al dueño del comercio, quienes se dirigieron hasta la dirección y llegar casi al mismo tiempo.
 
Los ladrones habían dejado la puerta de salida sin traba para facilitar la salida, pero finalmente eso le permitió al dueño del lugar ingresar sin dificultades y pescar a los delincuentes. Los hombres atinaron a esconderse.
 
Uno se encerró en una pieza y salió del domicilio por una ventana, corrió por techos, pero finalmente la policía lo atrapó en la avenida Moreno. El compañero intentó ocultarse en la habitación de la mujer, pero el dueño del local –hijo de la mujer- lo atrapó, forcejearon y finalmente la policía también lo detuvo.
 
La víctima mantuvo la calma durante todo el mal rato que vivió con los delincuentes dentro de su casa. Una vez pasado el mal momento, se descompensó al caer en la cuenta de la situación que le tocó vivir. En el Perrando fue estabilizada.

Notas relacionadas