Domingo, 21 Enero, 2018 - 21:16

Condena y fuga: mañana se cumplirá un mes sin rastros de Raúl Sebastiani

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En agosto de 2015, Eliana Tapia sorprendió a su pareja, Raúl Sebastiani, en una situación de infidelidad. En ese momento él le propinó una golpiza y la amenazó mediante el uso de un arma de fuego, que incluso gatilló a modo de simulacro de disparos. Así lo declaró la víctima en el juicio oral, el 26 de octubre de 2016.
 
Por estos hechos, el 22 de diciembre de 2017 la Justicia lo condenó a cinco años de prisión efectiva por violencia de género y privación ilegítima de la libertad.
 
La lectura se realizó en la Cámara Segunda en lo Criminal. El tribunal estuvo presidido por el juez Víctor Del Río, acompañado por un cuerpo colegiado, integrado por: Ernesto Azcona y Gloria Salazar.
 
Ese mismo día, quienes estuvieron presentes en la lectura de sentencia se dieron cuenta que el agresor no se presentó. Por este motivo  fue declarado "en rebeldía" y ordenaron su inmediata detención.
 
Un día después, Interpol se sumaba a su búsqueda a través de una orden emitida por Víctor Del Río.
 
Facsímil del volante con la foto del empresario prófugo.
 
Lo cierto es que a pesar de las disposiciones e incluso de la propia condena, el reconocido empresario automotriz no aparece.  Se fugó cuando estaba a punto de ser condenado y cuando todas las miradas estaban puestas en él.
 
Según contó Eliana Tapia a Diario Chaco, su agresor  “va a usar todo su poder político y económico para seguir prófugo”.
 
En relación a la decisión de su victimario de escaparse, afirmó: “Es algo que yo lo había anticipado” y lamentó “que no hayan estado a la altura de las circunstancias”.
 
“Subestimaron y no escucharon lo que advertí y ahora todos estamos pagando por eso”, contó en la entrevista.
 
“ES HORRIBLE VIVIR ASI” 
Lo irónico de esta historia es que Sebastiani tiene una condena, pero es Eliana Tapia quien está custodiada y “con miedo”. 
 
Hoy, sin dudas, se encuentra en una situación de peligro. Por eso tiene "guardia policial permanente y un botón antipánico".
 
A pesar de la protección que recibe, reconoce: “Es horrible vivir así. Yo presa y custodiada y él libre”.
 
Pocos días antes de terminar el 2017, este medio publicó el resultado de un informe realizado por el Comando Unificado Federal de Recapturas de Evadidos (CUFRE), que revelaba que en Argentina hay más de 50 mil prófugos de la Justicia, de los cuales el 10% son de élite. 
 
Sebastiani se unió a esa extensa lista desde el día que decidió fugarse. Y aunque el Gobierno aseguró que lo busca las 24 horas y en todos los puntos de la provincia, no aparece. Además, tampoco se sabe si continúa en Chaco o está en otro lugar.
 
Las preguntas cuyas respuestas se desconocen son: ¿Por qué las personas que deberían estar tras las rejas, pueden escaparse? ¿Por qué Sebastiani pudo hacerlo, justamente el día que iba a recibir una condena?.  
 
EL SILENCIO
Uno de los factores más perjudiciales en casos de violencia de género es la creencia de que ese problema forma parte del círculo íntimo de la pareja. Pensar que “no hay que meterse” es crucial para que los actos violentos o en muchos casos, los femicidios, se cometan.  
 
Vecinas y vecinos que escuchan pero no llaman a la Policía, familiares que prefieren “no meterse” y las instituciones que aún hoy, con una ley que protege a mujeres víctimas de violencia, desconocen la gravedad de la cuestión, forman parte del caldo de cultivo para que la violencia se perpetúe.
 
La mamá de Eliana Tapia aseguró en una entrevista al equipo de proyecto Bohemia, que su hija “gritó hasta el cansancio”, y aseguró que “un vecino contó que escuchó los gritos, y que cuando finalizaron dijo: ´Listo, la mató`”. 
 
Eliana Tapia hoy puede contar la historia y su lucha hizo posible una condena que marca un precedente. 
 
Sin embargo, no hay rastros de su agresor, mañana se cumplirá un mes desde que se escapó y no se sabe cuánto tiempo más estará prófugo.
 
 
Si sufrís violencia de género, o conocés a alguien que esté atravesando por esa situación, podés comunicarte las 24 hs al 144. 
 
Si vivís en Resistencia, tenés habilitada la línea 137 para contención y asesoramiento.
 
Notas relacionadas