Martes, 5 Mayo, 2020 - 12:44

Cómo y cuándo ver la última Superluna del 2020

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

A simple vista y en cualquier lugar del mundo, la última Superluna del año se podrá disfrutar durante la madrugada del 7 de mayo, cuando se destaque en su máximo esplendor.

Esta segunda Luna llena de la primavera (en el hemisferio norte) o de otoño (en el hemisferio sur) será la única del mes y, además, tiene un sentido muy especial ya que anticipa tiempos de cosechas, de ahí su nombre: Luna llena de flor.

Por qué es una superluna y cuándo verla

Una superluna es una Luna llena que, cuando está en su órbita, se forma en el punto más cercano a la Tierra, es decir, el perigeo. De acuerdo a los expertos, las superlunas pueden parecer tener hasta un 14 por ciento más de su tamaño habitual y ser hasta un 30 por ciento más brillantes que las lunas llenas normales.

Según la definición original, propuesta por el astrólogo Richard Nolle en 1979, una Luna llena tiene que estar dentro del 90 por ciento de su aproximación más cercana a la Tierra para ser una superluna. Por esto, cualquier Luna llena que se encuentre dentro de los 361.885 kilómetros (o menos) de nuestro planeta (medida desde los centros de la Luna y la Tierra) puede llamarse superluna.

¿A qué hora estará en su esplendor esta nueva Luna llena? Este mes, la Luna alcanzará su cumbre a las 10.45 de la Hora Universal Coordinada (UTC) del jueves 7 de mayo; las 5.45 en México; 5.45 en Colombia y Miami; y las 7.45 en Argentina.

Sin embargo, este horario no es importante ya que al ser una Luna llena con 99% de luz se podrá ver tanto durante esa madrugada como en el atardecer de ese mismo día. De hecho, el mejor momento para disfrutar de cualquier Luna llena, y en especial una superluna, es cuando está cerca del horizonte. Es que nuestro cerebro hace que la Luna parezca más grande al elevarse entre edificios u otros puntos de referencia.

Afortunadamente, por su brillo y su tamaño, no será necesario emplear ni telescopio ni binoculares para poder observarla. Sólo hará falta una ventana, un sillón cómodo y un poco de paciencia hasta que la Luna asome a nuestra vista.

El origen del nombre

Representación de la fertilidad, desde la antigüedad la Luna ha estado en el foco de atención de las diferentes culturas. Es que debido su naturaleza y los efectos que provoca, desde siempre ha despertado un enorme interés y una incuestionable mística a su alrededor. Y más aún cuando está llena.

Tanto es así, que mes a mes se le ha otorgado un nombre de acuerdo a las características del clima. Así, a esta superluna de mayo se la conoce como Luna Llena de la Flor, ya que es en este mes cuando los campos se llenan de flores en la mayor parte del hemisferio norte.

Para los diferentes nombres que recibe este satélite de la Tierra, no hay explicaciones científicas. Simplemente fueron llamadas de este modo por los algonquinos -un grupo de pueblos nativos de Estados Unidos, Canadá y el norte de México- que las denominaron a partir de los eventos agrícolas, culturales o climáticos que caracterizaban cada momento del año.

La Luna más sagrada del año

La Luna llena de mayo es la Luna del Wesak, la Luna más sagrada del año para el budismo, y marca el día en que las energías búdicas bajan a la tierra llenándola a pleno de bendiciones. Según la leyenda, el Buda Siddhartha Gautama, logró descubrir el sendero de la iluminación durante una noche de Luna llena en Escorpio.

Esta Luna de Wesak –Vesak, en cingalés-, se celebra todos los meses de mayo, durante el plenilunio (Luna llena) bajo el signo de Tauro. Reconocido como uno de los festivales budistas más relevantes, para quienes practican el budismo es realmente la festividad más sagrada. Incluso, este día es considerado como el “día triplemente sagrado” debido a que, con diferencia de años, marca el nacimiento, la iluminación y la muerte de Buda.

Según la tradición, cada día de Luna de Wesak​, Siddhartha Gautama regresa a la Tierra para ofrecer, nuevamente, toda sabiduría a la humanidad y, de este modo, continuar promoviendo la purificación de todos los seres.

Más allá de que es, entre otras cosas, un aniversario de la muerte de Buda, es una fecha que no se recuerda con tristeza sino, por el contrario, renovando su intención de traer amor, armonía, luz y conocimientos al mundo.

Fuente: 
Clarín