Martes, 27 Octubre, 2020 - 19:57

Chubut: una mujer falleció por Hantavirus y aislaron a 15 contactos estrechos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En medio de la pandemia por el COVID-19 y en plena campaña del Plan DetectAr, la provincia de Chubut confirmó el fallecimiento de una persona infectada con Hantavirus en Lago Puelo.
 
El dato lo dio a conocer la Dirección del Área Programática Esquel, a través de la Departamento de Programas Sanitarios. La víctima: Graciela Araujo, una profesora del Instituto de Educación Superior Nº 813 “Pablo Luppi”, hacedora cultural y dirigente de la Asociación Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH), de acuerdo a la información provista por los medios locales.
 
Según pudo saber Infoabe la mujer vivía en el Paraje Las Golondrinas y, en un principio, fue llevada por sus familiares al Hospital de Lago Puelo. Allí, explicaron, ingresó el sábado 24 de octubre y fue sometida tanto a un análisis de Hantavirus como a un hisopado PCR para COVID-19.
 
Dos días después, debido a su involución, las autoridades de la Institución Sanitaria decidieron trasladarla al Hospital Zonal de Esquel, donde falleció el lunes 26 de octubre. De todos modos, la confirmación se encuentra a la espera de los resultados definitivos de la prueba de laboratorio que se realiza en el Instituto Malbrán.
 
Tras el deceso de la mujer, el equipo de Salud Ambiental y Zoonosis del Hospital de Lago Puelo realizó una intervención en el domicilio y, el miércoles 28 de octubre, colocarán tramperas.
 
Asimismo, se realizó la identificación y el abordaje de 15 personas (trece de Lago Puelo y dos de El Bolsón) clasificadas como contactos estrechos. “Por protocolo, permanecerán en instancia de aislamiento durante 45 días y con el seguimiento sanitario para descartar que no desarrollen la enfermedad. De momento todos están en buen estado de salud”, indicaron a este medio autoridades de la cartera sanitaria de la provincia.
 
“Aunque no estamos en época de casos de hantavirus (N. de la R.: suelen ser a fines de noviembre y principios de diciembre) la realidad es que somos una zona endémica y pueden aparecer en cualquier momento”, agregaron.
 
El Hantavirus es transmitido por el ratón colilargo, que elimina el virus a través de la saliva, heces y orina. El contagio al humano es por inhalación del virus, por contacto directo con roedores y sus deyecciones, y la variante que circula en la Patagonia puede transmitirse de persona a persona.
 
Los síntomas de Hantavirus se parecen a un estado gripal. Pueden incluir: fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. En general no presentan congestión nasal o resfrío. Luego de algunos días puede aparecer dificultad para respirar que puede agravarse produciendo lo que se conoce como “síndrome cardiopulmonar por hantavirus”.
 
Para prevenir el virus, entre otras cosas, recomiendan evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones. Si se encuentra un roedor vivo, además de consultar en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas, es aconsejable usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). 
 
Si se encuentra un roedor muerto lo ideal es rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego hay que recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
 
A quienes viven en zonas rurales, se les solicita colocar las huertas y almacenar la leña a más de 30 metros de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.
 
Fuente: 
Infobae