Domingo, 18 Marzo, 2018 - 10:03

Christine Lagarde afirmó que los dos primeros años de gestión de Macri “han sido asombrosos”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, realizó un balance económico sobre Argentina tras su visita y elogió al Presidente: “Los primeros dos años del gobierno de Macri han sido asombrosos; y esto lo digo como ex ministra de Finanzas de Francia y como actual directora gerente del FMI”, resaltó.

En una entrevista publicada esta mañana por La Nación, Lagarde explicó que en “estos años, las autoridades económicas han logrado tanto en términos de política monetaria, de la reorganización del gasto público para hacerlo más eficiente, de reducir la presión impositiva, adoptar las reformas que permiten la libre competencia y alentar el desarrollo de talentos”.

Y que esto “coincide con la determinación de la Argentina de restaurar su situación y lograr el regreso del país en el círculo internacional de las naciones, y ha sido exitosa en este sentido”.

“Se ha hecho tanto en lo que se ha dado en llamar gradualismo, que no lo encuentro gradualista para nada. Porque el Gobierno ha sido profundo en las reformas, ha lidiado con los problemas no en una manera superficial, sino en un modo muy determinante. Pero lo ha hecho con la decisión de lograrlo en un tiempo suficiente como para que las reformas sean sustentables y el crecimiento económico sea perdurable, para lograr eliminar el déficit primario en 2019 y empezar a bajar el nivel de la deuda a partir de 2020”, indicó Lagarde.

La referente del Fondo Monetario Internacional fue consultada por el creciente nivel de endeudamiento de la Argentina, sobre lo cual dijo: “Es más justo analizar con un enfoque profundo la manera en que está compuesta la deuda pública argentina, porque una buena parte está en manos del mismo sector público, en pesos. Así que no hay una exposición masiva a los acreedores externos en bonos en moneda extranjera. La deuda en moneda extranjera con los acreedores privados alcanza a un 35% del PBI, un nivel que francamente no implica una carga demasiado pesada para la economía. Hay que analizar el peso de los intereses de la deuda en el largo plazo y el apetito de los mercados hacia adelante; pero hasta ahora, dadas las reformas adoptadas y el objetivo de reducir el déficit fiscal en forma sostenible y compatible con el apetito de la sociedad por las reformas, no lo veo como un asunto para preocuparse”.

Y habló sobre la llegada de inversiones y resaltó que “los inversores quieren tener la garantía de que habrá una continuidad en las políticas, que no habrá retrocesos de ningún tipo de las políticas actuales, para renovar su confianza en el país. La Argentina estuvo afuera del mundo tanto en términos del comercio como de las inversiones y ahora se abrió en términos financieros y comerciales, lo cual generará sus frutos dado los recursos que tiene el país”.

 

Fuente: 
La Nación; Telam.