Martes, 4 Febrero, 2014 - 21:15

CFK reconoció por primera vez la inflación, cargó contra empresarios y sindicalistas y aseguró que su Gobierno no aplicará políticas de ajuste

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
La presidenta Cristina Kirchner repartió hoy críticas a los dirigentes sindicales y les pidió "acompañar" a los trabajadores en el cuidado de los precios, al tiempo que fustigó a la izquierda, al encabezar un acto en la Casa Rosada.
   
En un discurso transmitido por cadena nacional, la Presidenta fustigó a las centrales gremiales opositoras que conducen Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, aunque también deslizó un reto al titular de la CGT alineada con el oficialismo, Antonio Caló.
   
La jefa de Estado señaló que cuando los precios suben los "dirigentes sindicales" plantean "como única solución el aumento de salarios" y consideró que así se entra "en un desfiladero en el que los únicos perjudicados van a ser los miles y miles de trabajadores que ustedes (los sindicalistas) representan y tienen el deber de asegurarles precios justos".
 
"A mí me gustaría ver a mis compañeros dirigentes sindicales acompañar en cada supermercado, en cada hipermercado, en cada para que los precios cuidados estén y que sean respetados porque la gente común y de a pie lo está haciendo, porque se dieron cuenta finalmente que no era mi bolsillo, sino el de ellos el que estaban saqueando", agregó.
   
En medio del cuestionamiento al rol de los dirigentes sindicales respecto del alza de precios, la mandataria manifestó su desacuerdo con los dichos de Caló, quien se encontraba presente en una de las primeras filas del acto.
  
"El otro día escuchaba tu frase, Antonio, cuando decías que el salario no alcanza para comer. Yo no creo que haya algún argentino que se muera de hambre", lanzó la Presidenta ante la mirada del dirigente metalúrgico.
   
Para ilustrar este punto de vista, mostró la portada de un matutino en el que se ve la fotografía de un trabajador rural precarizado que tenía en su carpa una ristra de chorizos.   
 
La Presidenta aprovechó esta foto para deslizar también una crítica (sin nombrarlo) al titular del gremio de peones rurales, Gerónimo "Momo" Venegas, al señalar: "No sé qué estaría haciendo el jefe de este sindicato, estaría en algún casino".
   
También afirmó que "en el gremio de uno de los que más ganan lo encabeza, casi un tercio de sus afiliados hizo uso del 20 por ciento de sus ingresos netos para la compra de dólares", en lo que pareció una alusión al sindicato de Camioneros, liderado por Moyano, y remató al decir que "tan mal no ganan".
 
Tras el acto, la Presidenta le habló a los militantes kirchneristas que se agruparon en el patio interno de la Casa Rosada, a quienes les pidió que vigilen las alteraciones de los
precios y los arengó: "Nos molesta es que nos tomen de estúpidos, nos tomen el pelo".
   
En este marco, también les pidió a los militantes que "convenzan" a quienes realizan piquetes de que "dejen de cortar la calle y molestar a otros argentinos".
   
"Cuando parecés muy muy de izquierda aparecés por el otro lado seguro, porque el mundo es redondo", sentenció.
 
 
EL GOBIERNO AMENAZA QUITAR SUBSIDIOS A QUIENES COMPREN DOLARES
Como represalia, el gobierno estudia quitarle subsidios a la energía a las personas que compren dólares, porque considera que si tienen para adquirir divisas no es justo que perciban aportes del Estado, según palabras pronunciadas hoy por la presidenta Cristina Kirchner.   
 
"No es justo que alguien que compra dólares tenga subsidios de  gas y luz", disparó la jefa de Estado, mientras las reservas del Banco Central perforaban otro piso, de 28.000 millones de dólares, y la gente seguía comprando un promedio de 30 millones diarios.
   
Cristina no solo cuestionó al sindicalismo, a los empresarios y a los supermercadistas por su comportamiento ante los aumentos de precios, sino que se mostró enojada porque la gente compra  dólares, y por el hecho de que "casi todos son trabajadores en relación de dependencia".
   
"Hay tanta cadena de mala onda, del desánimo, que me pareció oportuno esta cadena nacional", dijo Cristina en la primera frase de su discurso, y descargó su bronca contra el sector privado porque "del otro lado parece ser que solo aumentan los precios, pero sería bueno que también aumenten las inversiones porque los empresarios tienen asegurada la ganancia".
 
"Es necesario que en lugar de fugar las divisas al exterior, la reinviertan en el país, porque el país ha creído en ellos y ha apostado en el desarrollo de una industria nacional", señaló, con un ojo puesto en los datos que le pasa el Banco Central y reflejan 
que la salida de capitales continúa.
 
La presidenta cargó contra los supermercadistas que "ganaron mucho dinero en estos últimos años. Están saqueando el bolsillo de los argentinos y no lo vamos a permitir".
   
Pero uno de los mayores enojos pareció destinado a quienes se volcaron a comprar dólares: la jefa de Estado dijo que "casi todos los que compran dólares son asalariados" y le apuntó incluso a "uno de los gremios que más ganan, cuyos afiliados son los que más dólares compraron".
   
Según indicó Cristina, en siete días hábiles la AFIP validó 439.011 operaciones, por 223 millones de dólares.    
 
"El gremio de uno de los que más ganan lo encabeza (la compra de dólares), casi un tercio de sus afiliados hizo uso del 20 por ciento de sus ingresos neto para la compra de dólares. Tan mal no ganan. Y eso que en el neto no le estamos incluyendo el descuento
por contribución patronal ni aporte personal", ironizó la presidenta.
   
Si bien no lo aclaró, se supone que le apuntó al sindicato de los camioneros, liderado por Hugo Moyano, quien días atrás había asegurado que sus afiliados "ahorraban en dólares".   
 
La idea de quitarle los subsidios a la luz y el gas a quienes compren dólares ya había sido hecho circular por las redes sociales y fue recogida por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.
   
Capitanich ya había jugado con la idea de quitarle los subsidios u otros tipos de ayuda estatal a los que compren dólares. 
   
"En las redes sociales circuló una propuesta que me parece interesante: uno de los tuiteros decía ´¿por qué esa persona que compra dólares para ahorrar tiene que tener el beneficio de los subsidios en la tarifa de luz?´ La verdad, es un buen interrogante en la Argentina discutir eso", había dicho Capitanich, lo cual fue ahora potenciado por las palabras de la presidenta.  
 
El jefe de Gabinete pareció intentar desalentar la compra de dólares pero varios tributaristas alertaron que si tomara esa medida podría estar "vulnerando el secreto fiscal", ya que es un trámite entre el contribuyente y la agencia recaudadora. 
   
Capitanich también había señalado que "el ahorro promueve la avaricia y es poco solidario con el resto de los argentinos" y sostuvo que "el ahorro retrasa la expansión y el crecimiento económico". 
   
El lunes, 42.001 personas adquirieron 23,3 millones de dólares mientras que hasta ese día 220.848 habían comprado U$S 118,1 millones en 6 días de operaciones con autorización de la AFIP por los distintos bancos. 
  
Eso arroja un promedio de U$S 535 por persona y casi U$S 20 millones por día. 
   
La amenaza del gobierno apunta con castigar de manera implícita una medida legal que habilitó para tratar de desalentar la disparada del dólar paralelo, que empuja aún más la inflación.