Martes, 10 Marzo, 2020 - 13:29

Causa Caballero II: Casación confirmó la sentencia a los militares y agentes policiales condenados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal falló a favor de la sentencia por altas penas a 11 represores condenados en la Causa Caballero II, por torturas, desapariciones y violación en la ex Brigada de Investigaciones de Chaco durante la última dictadura.
 
La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Eduardo Rafael Riggi , Juan Carlos Geminiani y Liliana Elena Catuci  dictó un fallo condenatorio en la causa conocida como Caballero II, que confirmó la sentencia del Tribunal Oral Federal de Resistencia del 31 de mayo de 2018 en la denominada Causa Caballero II , por la cual se condenó a dos militares y nueve agentes policiales de la Policía del Chaco y de Santiago del Estero con penas de entre 10 y 25 años de prisión.
 
En la Causa Caballero II se juzgaron crímenes de lesa humanidad ocurridos en el Centro Clandestino de la Brigada de Investigaciones
-donde funciona actualmente La Casa por la Memoria- que abarcaron además de los tormentos sistemáticos, el juzgamiento de delitos como la privación ilegítima de la libertad, la violencia sexual en el marco del terrorismo de estado y por la desaparición de un matrimonio en dicho CCD.
 
Cabe remarcar que este proceso, que comenzó el 16 de junio de 2017, fue el que más se dilató de todos los realizados en la provincia, y tuvo que atravesar los vaivenes políticos nacionales (intento de aplicación de computo 2x1 y resurgimiento de la falaz teoría de los dos demonios), el privilegio de excarcelación al genocida Gabino Manader, uno de los jefes de la “patota de Investigaciones”, y aún la desaparición física del abogado y militante Mario Bosch, uno de los emblemas del juzgamiento al terrorismo de Estado cuando el juicio oral recién comenzaba.
 
FUNDAMENTOS DE CASACIÓN
 
En los argumentos de su sentencia ratificatoria, los jueces de Casación, manifestaron: “ Una de las características de los hechos que nos ocupan fue su perpetración en la clandestinidad y la impunidad con la que actuaban sus autores.  Debe hacerse hincapié en que estos crímenes fueron cometidos por agentes estatales, por funcionarios públicos que se encontraban sistemáticamente  organizados a fin de reprimir ilícitamente a quienes la política de estado imperante consideraba enemigoS”.
 
Los  Magistrados de Casación además consideraron que “la naturaleza de la acción se caracterizó por la ruptura del orden democrático e institucional; por la planificación de crímenes secretos y clandestinos, cuyas secuelas repercuten aun hoy transcurridos más de 40 años en las victimas y en la sociedad , y que en términos generales consistieron en la exhorbitacion y uso ilegitima de la fuerza y de la persecución, al valerse de la aniquilación física; la tortura; la violación; el secuestro y la privación ilegítima de la libertad".
 
Por último el Tribunal de Casación, detalló: “ Delitos de tal gravedad que ninguna sociedad puede admitir, los denominados crímenes de Lesa Humanidad merecen la sanción y la reprobación de la conciencia universal al atentar contra los valores humanos fundamentales. La naturaleza de la acción cometida por los encausados agredió tanto la vida y la dignidad de las víctimas, como a aquellos valores que constituyen la base de la coexistencia social civilizada de todo el género humano” 
 
CONDENADOS
 
A continuación, la lista de implicados y sus penas respectivas; Gabino Manader fue condenado a 25 años de prisión por diez casos de tormentos y privación ilegítima de la libertad y un caso de violación.
 
José Rodríguez Valiente, condenado a 20 años de prisión, por siete casos de tormentos y seis de privación ilegítima de la libertad, de ellos, dos de desaparición forzada (matrimonio Ayala Morel).
 
Ramón Meza, condenado a 19 años por seis casos de tormentos y privación ilegítima en cinco hechos, dos por desaparición forzada. Fallecido.
 
José Marín (alias “cabo Sotelo”, el acordeonista,) a 18 años de prisión, por cinco hechos de tormentos y seis de privación ilegítima, dos de desaparición forzada.
 
El militar Luis Alberto Patetta, condenado a 19 años de prisión, con seis casos de tormentos, seis de privación ilegítima y dos desapariciones forzadas.
 
Jorge Ibarra fue condenado a 12 años de prisión por dos casos de tormentos y dos de privación ilegítima de la libertad.
 
Enzo Breard recibió la pena de 18 años de prisión, cinco hechos de tormentos y cinco de privación ilegítima, dos de desapariciones forzadas.
 
El exmilitar José Tadeo Bettolli fue condenado a 12 años, por dos hechos de privación ilegítima y de desaparición forzada.
 
Albino Borda a 21 años de prisión por cuatro hechos de tormentos y privación ilegítima de libertad, dos hechos de desaparición forzada y por “abuso sexual calificado”.
 
Musa Azar y Miguel Garbi, policías de Santiago del Estero, cada uno con la imputación del caso de la detención y abusos a una detenida política, fueron condenados a diez años de prisión.
 
El único absuelto es Miguel Pellozo, quien fue llevado a juicio por la detención y las torturas a Carlos Aranda, con la dificultad de que, si bien fue reconocido por fotografías de la época como interviniente en el centro clandestino de Marcelo T. de Alvear 32, en su legajo consta que no estuvo en la Brigada en el año 1976. No obstante, desde la fiscalía adelantaron que se realizará una apelación ante Casación por este caso.