Lunes, 25 Noviembre, 2019 - 11:40

Caso Sebastian: “Había un proyecto para construir una sala de emergencia y quedó sin efecto por falta de fondos”, dijo una de las docentes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Sebastian Sosa falleció el pasado jueves en la guardia del hospital Perrando a raíz de un paro cardíaco, pero antes de ello, atravesó una situación que fue repudiada por un grupo de docentes que lo acompañó durante el proceso. 
 
El cuerpo de docentes tiene a cargo un proyecto institucional llamado Promotores de Salud y trabajan con chicos de diferentes cursos, uno de ellos fue Sebastian. 
 
En contacto con una de las docentes de la EES 15 José Hernández, María Concepción Ruiz, mencionó a Diario Chaco que “había un proyecto para construir una sala de emergencia y quedó sin efecto por falta de fondos”, esto lo escuchó de parte del director del Perrando, José Bolaño.
 
Su reclamo y el de todo el grupo que acompañó a Sebastian, va por ese lado, “movilizar a quien corresponda para que se garantice la atención de los ciudadanos. No queremos perder jóvenes y verlos morir de a poco por falta de atención”.
 
Es que según relató, este año también debieron afrontar la muerte de otro adolescente que “por falta de acciones de prevención, se suicidó”.
 
"Hasta se creyó, que él se hacía"
 
Sebastián ya tenía síntomas, pero era un chico muy aplicado, muy respetuoso, hasta se creyó que se hacía, porque los médicos le decían que estaban bien los análisis, pero él seguía fatigado. Le faltaba el aire y a raíz de ello se empezó a mover, pero tenía 16 años, no es normal. Comenzamos entonces a acompañar a la familia, en todo”.
 
"No le creían que se sentía mal"
 
María señaló que, si bien en la guardia cumplieron con el protocolo, “hicieron todo muy lento”. “Vimos que la parte de salud estuvo minimizando la historia, es como que no le creían que se sentía mal 'es la edad', decían. En palabras de él: ‘dicen que yo me hago’, eso me lo dijo a mí”, relató María.
 
El reclamo hace hincapié en el sistema de salud y lo que pretende este grupo de docentes es hacer un llamado a la sociedad y a los políticos, al asegurar que “son muchos los casos en la guardia, algo está mal. Queremos que las autoridades hagan algo, nosotros no quisimos quedarnos callados”.
 
María contó que Sebastian se hacía atender en el centro de salud de su barrio y por ello no podía ser atendido en otra sala. Luego, fue al hospital Eva Perón, donde, también por falta de recursos, debió ser trasladado al hospital Perrando. 
 
Una vez allí, se encontraron con que tampoco contaban con los recursos básicos: no tenían cama. Sin embargo, fue asistido constantemente, aseguran. Aunque no con la celeridad deseada.
 
Sebastian quedo en la guardia dos días, ingresó el martes por la noche y falleció el jueves por la siesta. “Tenía oxígeno y fueron aplicando el protocolo, pero todo muy lento. El ecocardiograma le hicieron horas antes de que muera. Cuando ingresó no lo pusieron en terapia, al segundo día recién le hicieron el ecocardiograma y luego falleció”. 
 
María agregó además que “No ingresó por un accidente, ni drogado, ingreso derivado de un hospital. Nosotros sentimos que no actuaron con celeridad”. 
 
“Nuestra intención no es hacer una denuncia sino una causa social, como comunidad educativa. Movilizarnos, que esto no quede así”, aseveró la docente.