Martes, 20 Octubre, 2020 - 20:25

Sáenz Peña
Caso Ruth Acuña: la fiscalía pidió la reclusión perpetua para el único imputado

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Por el homicidio de Ruth Acuña las partes acusatorias solicitaron la reclusión perpetua para el único imputado, mientras que la defensa alegó que actuó en estado de emoción violenta.
 
En Sala Unipersonal de la Cámara Primera en lo Criminal de Sáenz Peña presidido por el juez Mauricio Rouvier y asistido por la secretaria Marcela Janiewicz, se llevó a cabo en la jornada de este martes los alegatos por el femicidio de Ruth Acuña, hecho ocurrido en el año 2017 cuyo único detenido e imputado en la causa es su ex pareja Roberto Rodolfo Alegre.
 
Pasadas las 16:30 con la presencia de las partes, Ministerio Público Fiscal a cargo de María Rosa Oisiska, el apoderado de la querella asumida por el Defensor Oficial N°2 Matías Jachesky y la defensa del imputado en la persona del Defensor Oficial N°1 Ariel Juárez, se cumplió esta parte del juicio.
 
El imputado Alegre también estuvo en sala siguiendo las instancias previas antes de conocerse la resolución que tomará el juez Mauricio Rouvier el próximo 4 de noviembre, fecha en que se conocerá la sentencia.
 
Cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad se llevaron a cabo los alegatos en el juicio por el femicidio de Ruth Acuña. La primera en hacer su exposición fue la titular del Ministerio Publico Fiscal, María Rosa Osiska quien tras mencionar el hecho por el cual fue llevado a juicio Roberto Rodolfo Alegre analizó cada una de las pruebas aportadas en la causa, sumado a las testimoniales en sala durante el juicio.
 
En su alegato la fiscal mencionó la forma en murió la joven Ruth Acuña, basándose en el informe del médico forense, “fue una muerte por estrangulamiento”, realizado por “una persona con gran capacidad de fuerza, con tanta fuerza que quedaron marcadas sus huellas digitales”.
 
 
Hizo mención a la declaración en Cámara Gesel del hijo de la víctima, un niño de 7 años quien fue testigo presencial del hecho, ya que “fue quien vio a su padre tomar del cuello a su madre”. “Casi espontáneamente pudo contar el hecho y mencionó que a su madre “la llevaron al Hospital y nunca más vino”, había mencionado el niño luego de describir lo que había ocurrido con su madre.
 
Para la fiscal no quedan dudas, teniendo en cuenta las pruebas en el expediente más las testimoniales en sala que “hubo un dolo directo de matar, una intención inequívoca de matar”. “El hombre se cree dueño de la mujer”, sostuvo la fiscal al entender además que en este hecho “no hubo emoción violenta de ninguna manera”.
 
La fiscal María Rosa Osiska luego de evaluar cada una de las pruebas considera que Rodolfo Alegre debía recibir una condenada sancionatoria y en consecuencia pidió que se lo condene por Homicidio Agravado por el Vínculo y por Violencia de Género a la pena de Reclusión Perpetua.
 
El Defensor Oficial N° 2, apoderado de la querella, Matías Jachesky adhirió en todos sus términos a lo dicho por el Ministerio Publico Fiscal incluso el pedido de condena.
 
PARA LA DEFENSA HUBO EMOCIÓN VIOLENTA
 
La defensa de Roberto Rodolfo Alegre, asumida por el Defensor Oficial N°1 Ariel Juárez basó su alegato en demostrar que su defendido actuó por emoción violenta. Dijo que “frente a la acusación Alegre mencionó que ese día Ruth sabía que él iba a ir a la casa, cuando llegó escuchó ruidos, como de dos personas teniendo relaciones sexuales, por lo que ingresó por un ventiluz y ve a Ruth con otra persona, lo que provocó que lo golpeara, Ruth se interpuso entre ambos y ahí fue cuando la toma del cuello, la levanta y la tira a la cama. Luego de eso sale por el mismo lugar por donde ingresó tras el hombre que había estado con Ruth”, asegura la defensa.
 
Sostiene la defensa que “al ver a la mujer en brazos de otra persona provocó una reacción en el” y asegura que su defendido está arrepentido y reconoce en cierta medida que “actuó en un estado de emoción violenta que no pudo controlar, fue una reacción instantánea”, señaló. En este punto recordó que “la muerte de Ruth se da por estrangulamiento manual, no fue predeterminada, no con la intención de matarla”. “Se encontraba en una situación de alteración que le impedía actuar normalmente”, señaló la defensa. En consecuencia, solicitó que en caso de ser condenado sea por el Art 81. Inc. 1 (emoción violenta)
 
“NO SE DA EL CONTEXTO DE VIOLENCIA DE GÉNERO”
 
La defensa discrepó con la fiscalía y la querella respecto del agravante, se menciona “un contexto de violencia de género que acá no se da”, dijo Ariel Juárez. “Ni surge en el expediente que la muerte de Ruth Acuña se haya dado en un contexto de violencia de género” y en consecuencia pidió que no se tenga en cuenta el agravante.
 
El defensor oficial tras su alegato solicito dos cosas para su defendido, por un lado, que en caso de que la pena sea condenatoria lo sea por “emoción violenta”, caso contrario se aplique el art. 80 último párrafo y la condena sea por “circunstancias extraordinarias de atenuación que prevé una pena de reclusión o prisión de 8 a 25 años”.