Lunes, 18 Marzo, 2019 - 16:37

Caracas volvió a quedar sin luz poco después del gran apagón en Venezuela

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Amplias zonas de Caracas y del vecino estado Miranda volvieron a quedar hoy sin suministro de electricidad, pocos días después del mayor apagón de la historia de Venezuela, que el gobierno chavista atribuyó a un sabotaje y según expertos se debió a falta de mantenimiento y de personal especializado.
 
El corte, que en general fue breve, afectó a varios barrios de la capital, aunque en otros, como Santa Mónica, comenzó anoche y persistía hasta este mediodía.
 
La interrupción del suministro se debió a la explosión de unos transformadores en una subestación eléctrica situada en la zona industrial Coris, en Miranda, informó el diario El Nacional.
 
También llevaban varias horas sin luz grandes áreas de Guarenas y Guatire, localidades mirandinas ubicadas a unos 40 kilómetros de Caracas.
 
La empresa estatal de electricidad, Corpoelec, informó a través de Twitter que las subestaciones de Guarenas y Guatire se hallaban “afectadas por oscilaciones de potencia” en la transmisión desde el estado nororiental Sucre, y que se estaba trabajando para restablecer el servicio.
 
En tanto, en Palo Verde, en el municipio caraqueño Sucre, había al menos 200 viviendas sin electricidad desde el 7 de marzo, cuando se inició el gran apagón que se extendió por seis días y afecto a grandes zonas de Caracas y de 22 de los 23 estados provinciales, según afirmó el ex alcalde Carlos Ocariz en Twitter.
 
Del 7 al 13 de marzo, Venezuela sufrió el mayor apagón de su historia, que el presidente Nicolás Maduro y otros funcionarios del régimen chavista atribuyeron a un “sabotaje cibernético” del que no dieron detalles.
 
En cambio, voceros del antichavismo y expertos sostuvieron que el siniestro se debió a la falta de mantenimiento de la infraestructura y a la falta de personal especializado en Corpoelec.
 
El secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica de Venezuela, Alí Briceño, afirmó hace una semana que el apagón se debió a la caída de tres líneas de transmisión en alta tensión desde la central hidroeléctrica Guri -la mayor del país y la segunda más grande de América latina- hasta la subestación Malena, en el estado amazónico Bolívar.
 
“La maleza había crecido de tal manera que hubo un incendio de vegetación que hizo que salieran las tres líneas de 765 kilovoltios, dos por el calentamiento y la otra, por sobrecarga”, explicó el dirigente, y agregó que Corpoelec carece de técnicos capacitados para “calibrar la frecuencia” de las máquinas para reencenderlas.
 
Briceño -cuya versión fue sostenida por el presidente interino designado por el parlamento, Juan Guaidó, y otras figuras del antichavismo- dijo que pese a que Guri produce cerca de 80% de la electricidad que se consume en toda Venezuela, “no se le ha hecho mantenimiento ni a los transformadores ni a nada”, por lo que el sistema eléctrico está “a la deriva y sin ninguna garantía”.
 
En tanto, el presidente de la Comisión de Energía y Petróleo de la AN, el socialdemócrata Elías Matta, recordó que en 2009 el gobierno del presidente Hugo Chávez decretó la emergencia eléctrica y aprobó la asignación de “casi 75.000 millones de dólares” para poner a punto el sistema, por lo que consideró que “hay una
responsabilidad política” del chavismo en el apagón.
 
Asimismo, el ingeniero electricista y docente José Manuel Aller señaló que más de 10 subestaciones eléctricas explotaron tras la falla en aquellas líneas de transmisión.
 
“La explosión de una subestación es algo anormal; lo que sucede es que durante el colapso eléctrico, los equipos están sometidos a constantes pruebas, y prender y apagar interruptores puede deteriorar más los transformadores, sobre todo cuando ya han perdido sus características por falta de mantenimiento; no soportan ese nivel de estrés”, dijo Aller a El Nacional..
Fuente: 
Télam

Notas relacionadas