Martes, 12 Enero, 2021 - 18:51

Car One: se vendió la megaconcesionaria ícono de los 90

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Se concretó la venta de un ícono de fines de los 90 e inicios del 2000: Car One, la megaconcesionaria de autos usados y nuevos en Tortuguitas, pasó a estar mayormente controlada por el grupo Pochat-Ksairi, que se quedó con el 51% del nuevo capital social.
 
Así lo confirmó la compañía en un comunicado en el que detalló que el grupo Pochat-Ksairi tendrá el el 51% de la representación comercial de las marcas Chevrolet, Fiat, Peugeot, Renault y Volkswagen y de la comercialización de los automóviles usados garantizados propios de Car One tras llegar a un acuerdo con el fundador de la marca, Manuel Antelo.
 
"La operación contó con la aprobación de las cinco terminales automotrices y contempla una inyección de capital por parte del Grupo Pochat-Ksair con el que la empresa espera expandir el negocio tanto de venta de vehículos como de servicios relacionados al automotor y planes de financiación", señaló la compañía en el texto.
 
 
El acuerdo incluyó que la estructura, el management y los empleados de Car One y de cada uno de los concesionarios continúen con sus actividades actuales. Sin embargo, habrá cambios en la imagen corporativa y nuevas alianzas estratégicas además de las que la compañía ya posee con entidades financieras y aseguradoras.
 
"Está previsto la implementación de canales de venta digitales, hacer crecer los servicios actuales de posventa, horas de taller y venta de repuestos, la creación de nuevos servicios y elevar los estándares de calidad de atención a clientes", añade el comunicado.
 
El grupo Pochat-Ksairi está conformado por Hernán y Lucas Pochat y José María Ksairi, entre otros. Es una compañía de 280 empleados que tiene los concesionarios Burgwagen de la marca Volkswagen, Cityssan de Nissan y Belchamp de Peugeot. Su presencia es fuerte en la Costa Atlántica, donde además la firma creó TiendaCars.com en Mar del Plata, un sistema de venta de autos usados.
 
 
Fuente: 
La Nacion