Sábado, 8 Agosto, 2020 - 17:37

Capitanich visitó la huerta hidropónica en Panambí y reafirmó que "la provincia debe producir lo que consume"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El gobernador Jorge Capitanich y la vicegobernadora Analía Rach Quiroga visitaron este sábado por la mañana el emprendimiento familiar de producción hidropónica de frutillas “Panambí”, llevado adelante por Gustavo Banzhaf, el ingeniero agrónomo Martín Canteros y la ingeniera agrónoma Griselda Banzhaf.

“Entender la recuperación de la Argentina implica tener en la agroindustria una base, un símbolo de generación de nuevas oportunidades”, valoró Capitanich e informó: “Estamos trabajando en un esquema de asistencia financiera a los efectos de incrementar la capacidad instalada. La provincia del Chaco necesita producir lo que consume”, aseguró.

Durante el recorrido las autoridades provinciales verificaron la etapa prueba de la producción de frutillas, en la búsqueda de sumar valor agregado a los a través de las líneas de financiamiento propiciadas por la provincia. Al respecto, el gobernador reafirmó la “vocación productiva” del Gobierno provincial.

Acompañaron en la recorrida, al gobernador y la vicegobernadora, el ministro de Producción, Industria y Empleo, Sebastián Lifton; la subsecretaria de Agricultura, Flavia Francescutti; el intendente de Colonia Benítez, Sergio Phipps; y los titulares de Panambí.

“Estamos generando las condiciones para que todos los chaqueños nos sintamos orgullosos de consumir frutas, verduras y hortalizas producidas localmente, con distintas técnicas y tecnologías aplicadas, como en este caso, la producción de cultivos hidropónicos”, enfatizó el Jefe del Ejecutivo chaqueño. En ese contexto, reconoció: “Observamos que existen muy buenas prácticas y una calidad de producción para abastecer la demanda local, y eso es lo que estamos haciendo”.

Panambí Productos Hidropónicos, es un emprendimiento familiar que cuenta con 480 m2 cubiertos y en producción 288 m2, donde se producen mediante sistema hidropónico denominado NFT (Nutrient Film Technique) variedades de lechuga tales como: crespa verde, crespa morada, hoja de roble verde y morada y lechuga mantecosa. También rúcula, achicoria, berro. Ahora se encuentran en la etapa de prueba para el cultivo de frutillas.

En este periodo tienen unas 2000 plantas de lechuga y logran unos 570 paquetes de rúcula. Los productos se comercializan por unidad, con raíz, envasados en bolsas de polipropileno. Esto aumenta la vida de la planta en post cosecha. Presentan máxima capacidad de producción en verano, donde los tiempos de crecimiento se acortan.

Ratificando el impulso a la producción local para autoabastecimiento, Capitanich recordó que desde el Gobierno recorren permanentemente distintos emprendimientos dando el apoyo necesario suficiente. Además, la provincia presta asistencia financiera a través de préstamos a tasas subsidiadas, en mejores condiciones de pago.

El emprendimiento familiar Panambí está contemplando en un plan de crecimiento, que será propiciado por el Gobierno y cuya siguiente etapa consiste en construir 4 invernaderos más de 7x24 m, que arrojan un total de 672m2, para producción de verduras de hoja. Esto ampliaría la producción a 10000 plantas de lechuga y 3400 paquetes de rúcula más. Cada 1 m2 de invernadero tiene un costo de 786 $/m2. El costo de todo el sistema hidropónico, incluyendo sus instalaciones 3 tiene un costo de 3545 $/m2.

En cuanto a la etapa proyectada de cultivo de frutilla, que ya transita la primera etapa de prueba en esta campaña, se busca producir frutos de más valor, y de mejor calidad de los que ofrece hoy el mercado, en forma sostenida, durante todo el año. Desde Panambí consideran, que las condiciones controladas que constituyen un sistema semi-hidropónico bajo invernadero, son las adecuadas para dicha producción.

En las regiones tradicionales frutilleras, se están reconvirtiendo hacia la producción en sustrato, para disminuir carga de enfermedades, agotamiento de suelo, y mejores condiciones de cultivo bajo cubierta.

“Trabajamos entendiendo que en los próximos diez años la agroindustria será la base de la recuperación económica de Argentina y el Chaco será símbolo de la agroindustria nacional y vamos a tener una capacidad de incrementar la producción para crear mejores empleos de calidad”, concluyó al respecto el Gobernador chaqueño.

El mandatario también adelantó la posibilidad de suscribir un acuerdo, con el financiamiento de una central agroalimentaria “que tendrá localización en Fontana y permitirá a la provincia, tener precios transparentes, utilizar toda la red de tecnología, asistencia técnica y asistencia financiera, para poder producir más y mejor”.

Creciente demanda de verdura hidropónica

Uno de los emprendedores de Panambí, Martín Canteros se refirió al inicio de la producción de frutillas semi-hidropónicas. Recordó que el emprendimiento comenzó en octubre-noviembre de 2019, en Colonia Benítez, abocado a la producción de hojas. Reconoció, además, que la mayor demanda es “cuando hace más calor”.

El emprendedor aclaró que se encuentran en gestión de créditos del Estado provincial, para ampliación de proyecto y destacó que parte de los plantines de frutillas adquiridos fueron adquiridos a través del Ministerio de Producción, Industria y Empleo, con quien mantiene “comunicación permanente”.

Respecto de la producción de frutillas, Cantero explicó que la misma comenzó alrededor de dos meses atrás, y que la cosecha inició hace aproximadamente 15 días. En ese punto, reconoció que “es un camino que estamos andando, para manejar la nutrición, pensando en tener un sistema productivo para que el ciclo nos dure 2 años”.

El emprendimiento cuenta con dos puntos de venta en Benítez, varios en Resistencia y un proveedor en el Mercado Central. Canteros remarcó que, cada vez más, “la gente demanda verdura hidropónica” y contó además que la particularidad de comercialización, (especialmente de hojas) es que la gente adquiere la planta, a diferencia de las comercializadas regularmente que se venden por bulto o por peso.

Entre las ventajas de este sistema es que “se puede producir 9 a 10 cosechas por año, con respecto al suelo que podemos hacer 3 o 4 haciendo muy bien las cosas”. En esa línea, el productor detalló que “al no estar en el suelo la planta, sino en un medio acuoso (con riego constante durante los horarios en que hay luz), tenemos mucha menor presencia de enfermedades: las plantas no se enferman y el ataque de plagas se disminuye muchísimo”.