Lunes, 31 Diciembre, 2018 - 16:29

Cambios: del verso al revés o viceversa
Por Mónica Persoglia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
El mundo es dinámico, todo cambia, pero no todo se modifica. Los cambios suelen ser parciales y circunstanciales: porque son otras las conductas las conductas, porque los delitos son diferentes, porque hay una ola de abusos sexuales, una masa de corrupción descubierta, mecheras,  motochorros, roban celulares, matan a sus hijos, y seguiría una lista interminables a la que sintetizan con la palabra delito o presuntos.
 
Habrá una calificación, les quedó corta, y las comisarias se llenaron, y se llenaron de colchones quemados.
 
Se llenó la alcaldía, pero quedó como un modelo arcaico. El encierro, el hacinamiento, la mugre, provoca reacciones más violentas con las que fueron condenados.
 
A esto, sumémosle las drogras y los narcotraficantes.
 
No todos tienen igual trato, pero la nota pretende no ocurra el destrato.
 
Si piensa que la sociedad mantiene inmensa cantidad de delincuentes, está en razón, pero es momento del GRAN CAMBIO, se sumaron varios delitos de diferentes colores.
 
No es lo mismo un violador que un político corrupto  o alguien que lavó dinero, o un femicidio.
 
Estamos hablando de JUSTICIA.  Pues, es cierto que esto merecerá un cambio legal. Pero si es necesario hay que hacerlo
 
No amontonarlos en la cárceles., son personas que delinquieron pero no objetos. Dividirlos por grado de delito. Habrá más. La propuesta es que con trabajo TODOS, se paguen la estadía, la comida. Haciendo productos, aprendiendo a hacer, con la modalidad que se les ocurra. No se trata de un Hotel temporal, o perpetuo asegurado su cama y comida. Pero tampoco se trata de  destruir a un ser humano
 
La terapia más segura es el trabajo, como también es un castigo.
 
Dios perdona a quien se arrepiente, les da una oportunidad, pero exhorta y castiga a los perversos. Para El cada uno es Único, y es trato es personal, no nos amontona cuando pecamos.