Miércoles, 2 Enero, 2019 - 09:39

Bolsonaro, la brutal contradicción del pueblo brasileño
Por Esteban Branco Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
No es un fenómeno aislado, se está dando, quizás no con la sorprendente violencia y anacronismo del nuevo mandatario del Brasil, en gran parte de América Latina y del mundo. 
 
 
Brasil fue gobernado por el Partido de los Trabajadores (PT) entre 2003 y 2016. Primero Luiz Ignacio Lula da Silva y luego Dilma Rousseff que fue depuesta por un golpe parlamentario judicial vergonzoso y vergonzante. Los medios concentrados de comunicación jugaron un rol importante en la estigmatización de ambos gobiernos.
 
Fueron horadando la imagen de los gobiernos populares con operaciones de prensa que pusieron en duda la eficacia de políticos y políticas que sacaron de la pobreza a más de 30 millones de brasileños.
 
Brasileños que en el pasado sufrieron el desprecio de la oligarquía, la discriminación racial, la exclusión social, la violencia de la dictadura, y que según las palabras del nuevo presidente, volverán con su gestión, ya que asegura que combatirá la ideología, -como si lo que expresa no lo fuera- enfrentará la ideología de género, defenderá la portación de armas, prometiendo terminar con el socialismo, mientras parte de sus seguidores más ideologizados exclamaban "...la bandera brasileña nunca será roja..." retrocediendo 70 años de historia.
 
Impresionante, da la imagen de un hitlerismo aggiornado, que explota con cierta eficacia el odio que supieron generar la prensa y la oligarquía afectada por la ganancia de derechos de los sectores populares que dejaron atrás la esclavitud y los atropellos de una clase social de enormes privilegios, corrupta e inhumana.
Triunfos como el de Bolsonaro ponen en superficie como los cultores y ejecutores de la opresión son capaces de producir increíbles retrocesos políticos, sociales y culturales.
 
¿Quién podría imaginar que Brasil tendría un presidente que asegura quemará todos los libros de Paulo Freire y lo eliminará de todas las currículas de la educación en todos los niveles? Siendo Paulo Freire un educador y experto en temas de educación, de origen brasileño y uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX, reconocido en todo el planeta.
 
Resultado de imagen para Paulo Freire
 
El retroceso que se viene tiene características dantescas. La historia augura que este tropezón de las contradicciones populares costará mucha sangre del pueblo pobre de nuestro país hermano. Y que las luchas populares serán una característica en el futuro del gigante sudamericano que había avanzado enormemente como para liderar América del Sur y transformarla en una potencia que pudiera poner mayor equilibrio en las desigualdades globales y la prepotencia de los imperios.
 
Las palabras, los gestos, las actitudes y las medidas que anuncia este personaje con todas las características del dictador, indican que el pueblo pobre de Brasil tiene garantizada mayor pobreza, o cárcel o muerte.
 
Promete entre otras barbaridades darle horas para que salgan de las favelas los que se supone son malvivientes, y cumplido ese plazo sin que lo hacen, ametrallar a mansalva los barrios pobres para generar terror y provocar la delación. A ese nivel de barbarie avanza el Brasil con este personaje con enormes reminiscencias nazi fascistas.
 
Una de las primeras víctima a nivel sudamericano será el Mercosur, ya que junto a Macri acordarán convertirlo no en un bloque, sino en un apéndice del imperialismo, habiendo ambos expresado su adhesión al libre comercio, lo que lleva a los países miembros a la ley de la selva en la que sus pueblos serán las liebres que comerán los leones.
 
Ojala el sufrido pueblo brasileño, que como el argentino se dejó llevar por el odio prefabricado con el objeto de provocar su suicidio en masa, reaccione lo antes posible y se pueda sacudir del error en que ha caído, volviendo a la senda de la libertad, la independencia y la prosperidad de las mayorías, en la que, con errores, pero con mayores aciertos se había encaminado. Para ello deberá comprender que los crímenes de Lula y Dilma no han sido ni sus errores ni conductas delictivas, sino sus aciertos en materia política, económica y social que como Néstor y Cristina en argentina, gobernaron para las mayorías redistribuyendo la renta, lo que los convirtió en enemigos de los poderes reales de ambos países.