Miércoles, 26 Febrero, 2020 - 18:44

Bolsonaro abrió un nuevo conflicto con el Congreso y unió a la oposición

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reconoció hoy que compartió en sus redes sociales un video en el cual su sector político convoca para el 15 de marzo a una manifestación que tiene entre su agenda pedir el cierre del Congreso y el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), lo cual le valió hasta pedidos de juicio político por "golpismo".

El ala militar del gobierno y el vicepresidente, general Hamilton Mourao, cerraron filas en torno a Bolsonaro frente a la manifestación organizada por la extrema derecha del oficialismo, que incluye el pedido del fin del "parlamentarismo blanco", como denominan al gran poder que según ellos tiene el Congreso contra el Ejecutivo.

"Mi Whatsapp es de uso personal; cualquier especulación fuera de ese contexto son intentos rastreros de hacer tumultos en la República", dijo Bolsonaro.

El actor porno Alexandre Frota, diputado del Partido Social Liberal y ex aliado del entorno de Bolsonaro, anunció que propondrá el juicio político del jefe del Estado por crimen de responsablidad contra la separación de poderes, al avalar la manifestación del 15 de marzo.

El respaldo de Bolsonaro a ese video fue interrpretado como una suerte de "autogolpe", al punto que se unieron en el reclamo los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso y Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, responsable por las solicitudes de juicio político, pidió no crear "tensiones institucionales".

La manifestación fue convocada por sectores bolsonaristas -muchos de ellos parlamentarios- luego de que el ministro de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno, acusara al Congreso de "chantaje" para negociar el presupuesto.

La convocatoria se llama "15 de marzo Capitán Bolsonaro/General Heleno. Brasil es nuestro y no de los políticos de siempre."

Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), dijo que es un "gesto autoritario de alguien que agrede a la democracia todos los días".

El ex mandatario y actual líder opositor no pudo participar de las elecciones de octubre de 2018 que ganó Bolsonaro porque estaba en prisión, condenado por corrupción por el ex juez Sérgio Moro, quien dejó la magistratura para ser el hombre fuerte y ministro de Justicia y Seguridad del gobierno.

En tanto, Cardoso afirmó que Brasil está "ante una crisis institucional de consecuencias gravísimas".

Cardoso es del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que apoya en el Congreso la agenda económica del ministro Paulo Guedes y que fue clave para la alianza que destituyó en 2016 de la Presidencia a Dilma Rousseff para cogobernar durante dos años con Michel Temer.

"Es algo criminal pronunciarse desde la Presidencia contra las instituciones democráticas", afirmó el ex candidato presidencial Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT).

"Hay que impedir la escalada golpista", dijo Randolfe Rodrigues, del partido Rede, jefe del subbloque opositor en el Senado.

La Orden de Abogados de Brasil expresó que existen bases para un juicio político por atentar contra la democracia con el acto público de Bolsonaro hecho por whatsapp, la red social estadounidense que fue clave para la captación de votos de la extrema derecha en la campaña de 2018.

Los llamados a la manifestación a favor de Bolsonaro incluyen afiches con las caras de Heleno y Mourao, los cuales hoy descartaron vinculación con los organizdores.

En medio de rumores que se arrastraron por 2019 entre Bolsonaro y Mourao, el vicepresisdente, un general del Ejército, respaldó al jefe del Estado: "El presidente no atacó a las instituciones, que funcionan normalmente".

Fuente: 
Télam