Lunes, 28 Enero, 2019 - 09:01

Crearon bolsas de mandioca que en el mar se convierten en agua

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El plástico es, tal vez, uno de los mayores enemigos a la hora de tratar los distintos problemas ambientales que existen en el Planeta. Las botellas, las bolsas, los distintos envases en los que viene el alimento que consumimos a diario generalmente termina en los mares, ríos y océanos, retroalimentando la contaminación, pero también la intoxicación y muerte por asfixia de los animales que habitan en el espacio.

Es por eso que el biólogo indonesio, Kevin Kumala pensó una manera ingeniosa para contrarrestar estos efectos. Así creó "I am not plastic", una novedosa bolsa elaborada a base de fibras de la planta de mandioca y de diversas resinas de origen natural.

Según detalló en una entrevista el biólogo decidió centrar sus esfuerzos en encontrar un reemplazo al plástico y en esa búsqueda incesante descubrió que la mandioca era la materia prima perfecta.

En Indonesia se cultivan 25.2 millones de toneladas de mandioca al año, con lo cual este tubérculo es la materia prima ideal para replicar el mismo proceso de fabricación de las bolsas plásticas (se usa la misma maquinaria), pero con la mandioca.

A simple vista, las bolsas son similares a las comunes. La gran diferencia es que las de mandioca se biodegradan, se integran al medio ambiente y no son tóxicas ni para humanos ni para animales.

Otro dato interesante es que el almidón que contiene este tubérculo se puede convertir en compost en menos de 100 días, en contraposición a los cientos de años que tarda una bolsa de plástico convencional en degradarse.

 Kumala contó cómo se interesó en este tema: un día llegó a su Bali natal y encontró que aquellas playas en las que él había pasado toda su infancia estaban sepultadas debajo de enormes montañas de basura. La misma montaña que un tiempo después era arrastrada por la corriente mar adentro.

Con el tiempo, surfear y bucear dejaron de representar el pasatiempo favorito de este biólogo. "Encontraba basura de plástico en cualquier lugar. Sabía que en un mundo que bota al mar 8 millones de toneladas de plástico anualmente, decirle a la gente que deje de consumir productos desechables era un proyecto a largo plazo", explicó en una entrevista. Por eso, decidió seguir adelante con su proyecto y dar a luz a Avani Eco "I am not plastic".