Viernes, 15 Mayo, 2020 - 11:43

Barrio Toba: afirman que los vecinos llevan una vida normal y solicitan intervención de Gendarmería

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Antonio Patricio, presidente de la Comisión Vecinal del Barrio Toba, en diálogo con Diario Chaco, señaló que la vida en el barrio Toba continúa desarrollándose con normalidad ya que los vecinos "siguen yendo a visitar a familiares, a las despensas, los chicos juegan al fútbol" y ante esto, solicitan presencia de Gendarmería Nacional y de ser necesario del Ejército. 
 
Es que, hace una semana atrás en el barrio eran siete los casos confirmados de Covid-19, hoy -siete días después- la cifra se elevó a 90. “Estamos decepcionados, son seis barrios lindantes al Toba, nos reunimos con los presidentes de cada uno de ellos para coordinar acciones en conjunto”. 
 
Gran Toba lo llaman, se trata del conglomerado ubicado a la vera de la ruta 11, lindan con el Toba los barrios Chilliyí 1 y 2, Camalote, Presencio y el barrio Américo, en éste último habitan unas 60 familias criollas y está ubicado en el medio del Toba y el Chilliyí 2.
 
 
Antonio manifestó su preocupación por la cantidad de casos y señaló “estamos esperando el accionar del Gobierno provincial, de Salud y Seguridad porque lo que le interesa es el tema de los números, pero, ¿cómo frenamos?”, se pregunta. 
 
En ese sentido, el presidente de la Comisión comentó que se reunió con los otros cinco presidentes de los barrios lindantes para “coordinar acciones conjuntas” e intentar, de esta manera, evitar el contagio “por sus propias manos”. 
 
Según señaló, es escaso el accionar de la Policía y de Salud. Por un lado, comenta Antonio, “en la entrada por ruta 11 hay una posta policial y la otra está en 25 de Mayo y calle 13, allí hay vallas con los muchachos de la Policía que están cuidado quién entra y quienes sale”, ésos son los dos accesos al Gran Toba.
 
Entrada al barrio por calle 12. Cerrada por un montículo de tierra.
 
En tanto, desde Salud si bien Antonio remarcó el accionar respecto de los hisopados y las recorridas del personal casa por casa para concienciar sobre la enfermedad, consideró que “una vez que se van, las personas salen a comprar el pan, van a la casa de algún familiar y así se expande el contagio”.
 
Es por ello que el presidente de la Comisión Vecinal solicita la intervención de las fuerzas policiales o “que nos digan quienes son las personas así nosotros ponemos bien firmes la situación, y tomamos las medidas, les decimos que se aíslen y controlamos que así sea”. 
 
LOS DADOS DE ALTA
 
Esta mañana se conoció que dos pacientes del barrio Toba no quisieron quedar internados y regresaron a sus respectivos domicilios. Ante esto, Antonio señaló que no habrá “represalias”, ni mucho menos, sino que apoyan la decisión tomada por el paciente con COVID-19 ya que ésta adujo que en el hospital no le dieron “ni una taza de té”, algo que, paralelamente, fue desmentido por la directora del Perrando, Nancy Trejo, tras ser consultada por este medio. 
 
Sin embargo, Antonio manifestó que “nos encargamos todos de decirle -al paciente- que no tiene que salir, él sabe, nosotros no linchamos, no le vamos a dar un flechazo en la espalda; entre vecinos discutimos, pero no vamos a discutir si llega el Ejército a tomar el rol para que se aíslen”, aseveró el presidente de la Comisión.
 
“Él es del barrio Toba, es un hermano criollo, pero no es de la comunidad, vive hace más de 40 años acá, se internó en el Perrando el sábado a la mañana y el domingo, en todo el día no le dieron una tasita de leche o un platito de comida. Él incluso le reclamó esto y al no tener respuesta el lunes a la mañana hizo un escándalo total porque estaba esperando el desayuno y no le dieron, entonces se fue”, contó Antonio.
 
 
Por su parte, Nacy Trejo, la directora del Hospital Perrando, manifestó a Diario Chaco que se cumplió con el protocolo escrito. “Tenemos dos protocolos ante la internación, uno cuando se le diagnostica la enfermedad y debe quedar internado y otro cuando da positivo pero puede llevar la internación en su propia casa”. 
 
En este caso, explicó Trejo, “lo conveniente era que se quede internado, no por situación crítica de salud sino para evitar el contagio”, es que, según explicó a quienes se les da la “internación domiciliaria”, tienen los recursos para poder afrontar el aislamiento en su domicilio. En este caso, se sumó además de ello, la situación del barrio, que es uno de los más críticos y propensos al contagio. 
 
“Aun así rechazó la internación y cuando pasa esto se da intervención a la Policía Sanitaria y se hace la denuncia correspondiente para que intervenga la Fiscalía de turno”, agregó Trejo. 
 
En tanto, desde el Ministerio de Salud recordaron que “cuando los pacientes se niegan a la internación, el Estado no puede obligar a internar”, y detallaron que “luego del alta se activó un sistema de vigilancia en el barrio. El trabajo es conjunto entre el Ministerio de Salud, Fiscalización Sanitaria y el Ministerio de Justicia para garantizar que se cumpla el aislamiento”.
 
 

Notas relacionadas