Jueves, 20 Agosto, 2020 - 13:58

Ayala puso primera para las legislativas del año que viene, mientras se abre una ventana de conflicto en la UCR

Por Daniel Michelini (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La carrera electoral para las elecciones de medio término del 2021 ya empieza a correrse, aunque pocos admiten que están jugando.
 
Hoy en día la situación epidemiológica se lleva todas las miradas, o casi todas. Tanto, que son escasos los dirigentes que hablan abiertamente de las elecciones del año que viene. Muchos son los que consideran que no es bueno referirse a los comicios mientras el coronavirus sigue sumando contagios y muertes, aunque la gestión de la pandemia tendrá un papel central en la campaña del 2021, tanto positiva como negativamente.
 
Pero a pesar de que por ahora no se habla tanto de elecciones en público, en privado se empiezan a mover algunas piezas y en la Unión Cívica Radical chaqueña algunos hasta ya se postulan.
 
La que buscará volver a los primeros planos de la política provincial es Aída Ayala, que no participó de la campaña 2019 porque en el partido consideraron que su imagen se veía opacada por las causas judiciales que la investigan por lavado de dinero en su tiempo como intendente y por fraude a la administración pública cuando fue funcionaria nacional.
 
Pero ante los resultados adversos tanto en las elecciones a gobernador como en la de intendente de Resistencia, dirigentes del Nuevo Espacio Abierto –la línea interna que lidera Ayala- y la propia Ayala vieron una veta para volver al centro de la escena bajo la premisa de que aún mantiene un importante caudal de votos en la capital provincial.
 
En ese contexto, Ayala ya aseguró puertas adentro que jugará, o al menos hará todo lo posible para hacerlo, en las elecciones del 2021, aunque todavía no definió si buscará una banca en la Legislatura provincial o renovar su mandato en la Cámara de Diputados Nacional.
 
Desde el NEA aseguran que por la distribución de espacios de las líneas internas de la UCR, a ellos les corresponde dos lugares en la lista de legisladores provinciales y uno en la de legisladores nacionales. Aunque también afirman que Leandro Zdero –que se fue del NEA en febrero y en agosto lanzó su propio sector Sumar- puede pretender disputar algunos de esos espacios.
 
La ex intendente de Resistencia buscará ensanchar su estructura con viejos conocidos radicales que en las elecciones a intendente del 2019 se fueron del espacio y participaron de otras alternativas, como la de Jacinto Sampayo o bien del actual intendente Gustavo Martínez. Algunos de esos dirigentes fueron suspendidos del partido, como Olga Saporitti, que supo ser mano derecha de Ayala.
 
¿Luego de no participar en el 2019, le darán el lugar a Ayala para volver a ser una cara visible de la UCR? “El año pasado se notó que no participó y los que hacen política no son tontos”, dijeron desde el espacio que lidera la actual diputada nacional.
 
FIN DE MANDATOS Y LEY DE PARIDAD DE GÉNERO: ¿NACE UN PROBLEMA?
 
El año que viene vencen los mandatos de la mitad de la Legislatura chaqueña. Dentro de ellos está, por ejemplo, Carim Peche, referente de Convergencia Social, presidente del bloque UCR y último candidato a gobernador del centenario partido. A otro de los que se le termina el mandato de Convergencia es a Alejandro Aradas.
 
 
Lo mismo ocurre con Leandro Zdero, que ingresó en el 2017 con una de las bancas guardadas para el NEA, pero ahora tendrá que conseguir un lugar para su propio espacio. Además, una de las que acompaña en su proyecto propio a Zdero es Carmen Delgado, a la que también se le termina el mandato en el 2021, por lo que será más que importante para el “Zorro” y Sumar renovar una banca y tener representación en la Cámara.
 
El ex gobernador Roy Nikisch también tiene mandato hasta el 2021.
 
La ley de paridad de género obliga a que las listas sean conformadas en un 50% por hombres y un 50% por mujeres, lo que significa que a la hora de la confección de listas, podrá quedar afuera algún nombre importante. Quizás no afuera de la lista, pero sí en algún puesto que sea difícil ingresar.
 
Por ejemplo, el año pasado la coalición Chaco Somos Todos logró meter cinco diputados, de los cuales fueron cuatro de la UCR – el restante fue del PRO por la alianza electoral- y de los cuatro, dos hombres y dos mujeres. Con un cálculo similar, no hay lugar para Peche, Aradas, Zdero y Nikisch. Sin contar qué lugar le tocará al NEA y a Encuentro Cívico, el espacio de Hugo Domínguez.
 
(*) De nuestra Redacción