Miércoles, 5 Febrero, 2020 - 16:00

"Aves de presa", una divertida reivindicación de Harley Quinn

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

"Aves de presa: la emancipación de Harley Quinn" es la nueva película de la franquicia de DC Comics que se estrenará mañana y que reivindica a la novia del Guasón en un filme entretenido, sin pretensiones y que deja en el pasado el fiasco que fue "Escuadrón Suicida".

La historia, llevada a la pantalla grande por la ignota directora china Cathy Yan, comienza con la separación de Quinn (Margot Robbie, productora del filme) de su psicótico novio, lo que la lleva a comenzar su nuevo camino una vez que pierde la protección del pandillero más importante de Ciudad Gótica.

Caída en desgracia, tanto en seguridad como en amor, son varios los que quieren vengarse de la rubia arlequina que se pasó rompiendo piernas, caras y caderas con un palo de béisbol, aunque de todos ellos hay uno que sobresale: Roman Sionis/Black Mask (Ewan McGregor), un millonario mafioso que pretende quedarse con el control total de la metrópolis.

La pérdida de un diamante y la aparición de un pasado tormentoso hace que Quinn se una a Canario Negro (Jurnee Smollett-Bell), Cazadora (Mary Elizabeth Winstead) y la policía René Montoya (Rosie Perez) para cuidar y salvar a la pequeña Cassandra Cain (Ella Jay Basco).

Familias disfuncionales, alcoholismo, venganza y emancipación son los tópicos que juntan los pasados y presentes de estas antihéroes que deben abrirse paso luego de ser eclipsadas y estafadas por hombres.

Que las historias sean lisas, llanas y sin profundidad hace que el foco esté siempre puesto en la trama del filme y que no suceda como en la precuela "Escuadrón Suicidad", filme en el que se quiso redescubrir la rueda en el cine y naufragó por todos los mares donde navegó.

A la trama sencilla creada por la guionista Christina Hodson se le suman muy buenas coreografías de lucha, que si bien son modernas, tienen una estética que la emparenta con la psicodélica serie de Batman de los 60 y que en su mayoría fueron actuadas por las propias actrices.

Segun dijo Smollett-Bell, las intérpretes fueron sometidas a cinco meses de entrenamiento con el grupo 87eleven, una empresa de dobles de acción dirigida por Chad Stahelski, realizador de la saga John Wick y que asumió riesgos en escenas de películas como "Deapool 2", "Matrix" o "Alien: La resurrección".

Las actrices debieron buscar la forma de pelear que más reflejara el carácter de los personajes. Así, Cazadora usa una ballesta; Canario Negro practica artes marciales; la policía Montoya hace pelea callejera y Quinn más que luchadora, es una acróbata que golpea.

Otro de los tonos que Yan, que contaba en su haber tan sólo con el filme independiente "Dead Pigs", aclamado en Sundance, imprimió a "Aves de presa"fue la reversión de Ciudad Gótica que creó con su cámara.

"Quería crear un tipo diferente de Ciudad Gótica vista a través de los ojos de Harley, algo que no hubiéramos visto antes. La de Batman es con esas torres art déco, como el centro de Manhattan. Estaba pensando que esta debería sentirse diferente. Es el mundo de Harley Quinn. Es un poco más rastrero, más de los suburbios", dijo la directora en un reportaje.

De esta forma, pareciera que DC dejó de lado la intención de perseguir un universo cinematográfico como sí lo consiguió Marvel, produciendo películas independientes entre sí, con una estética que decide el director en cada ocasión y que en algunos casos corren por el Oscar, como "Guasón", mientras que en otros solo buscan entretener, pero con una pizca de originalidad que el género reclamaba.

Fuente: 
Télam