Jueves, 4 Junio, 2020 - 10:52

Austria presentó un proyecto para convertir la casa natal de Adolf Hitler en una comisaría de policía

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Austria presentó un plan arquitectónico para convertir la casa donde nació Adolf Hitler en una comisaría policial con la esperanza de “neutralizar” el espacio y asegurar que deje de ser un punto de encuentro de neonazis.
 
Después de décadas de debate sobre qué hacer con el edificio de la ciudad de Braunau am Inn, en la frontera con Alemania, en 2017 el gobierno austríaco expropió el edificio y en 2019 anunció que se convertiría en oficinas de la policía para que “nunca más evoque la memoria del nacionalsocialismo”.
 
“Es el uso más apropiado (para el edificio). ¿Por qué? La policía es la protectora de los derechos y libertades fundamentales”, dijo el Ministro del Interior Karl Nehammer en una conferencia de prensa anunciando el diseño ganador de la firma de arquitectos Marte.Marte.
 
Actualmente hay pocos indicios de que el edificio fuera una vez el hogar del niño que se convertiría en líder del Tercer Reich, desencadenaría la Segunda Guerra Mundial y llevaría a cabo el Holocausto. Una roca grabada en el pavimento dice “Fascismo nunca más” sin mencionar el nombre de Hitler.
 
Las fotos del diseño ganador mostraban una fachada fresca con una planta baja prácticamente inalterada y un nuevo techo.
 
La renovación debería estar terminada a principios de 2023 a un costo de 5 millones de euros (USD 5,6 millones), y la roca será transferida a un museo en Viena, dijo el funcionario del Ministerio del Interior Hermann Feiner.
 
"La neutralización de todo este lugar fue en última instancia el corazón de este resultado", dijo Feiner, añadiendo que la neutralización significaba una revisión arquitectónica y un nuevo uso para el edificio.
 
A diferencia de Alemania, Austria negó durante mucho tiempo toda responsabilidad por el nazismo, presentándose como su primera víctima debido a la anexión de la patria por parte de Hitler en 1938, aunque muchos austriacos de la época apoyaron con entusiasmo la unión.
 
Los sucesivos gobiernos han dicho que los austríacos fueron tanto víctimas como autores de crímenes bajo el régimen nazi, pero ahora hay pocos recordatorios en la vida cotidiana de ese período del pasado del país.
Fuente: 
Infobae