Miércoles, 3 Junio, 2020 - 14:22

Asesinato en Tucumán y operativo violento en Fontana ponen de relieve la violencia institucional de los últimos meses

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Un violento operativo policial en Fontana despertó un repudio público que tomó trascendencia nacional. El caso del peón rural asesinado por la policía en Tucumán es otro de los fuertes casos de abuso policial en el país. Pero hay más.
 
El violento operativo en Fontana hizo que las autoridades de seguridad de la provincia aparten de la fuerza a los policías que participaron. Incluso Alberto Fernández se refirió al hecho.
 
El caso de Luis Espinoza fue aún más grave, ya que la policía lo asesinó de un disparo en la espalda, trasladaron su cuerpo hasta una comisaría y luego lo tiraron por un barranco en Catamarca.
 
Pero estos dos casos no son los únicos de violencia institucional en los últimos meses, ya que a lo largo del país sucedieron otros hechos similares que no tomaron tanta relevancia.
 
Por ejemplo, dos casos en San Luis. El 5 de abril la policía de esa provincia detuvo a una mujer de 39 años que circulaba en contramano en bicicleta. Sucedió en la localidad de Santa Rosa de Conlara. Diez horas después de su detención apareció ahorcada en la celda y la autopsia marcó “asfixia mecánica”. Pero luego, en un segundo informe, se constataron lesiones que no habían salido en el primero y encontraron “escoriaciones debajo de las rótulas de las rodillas”. Además, una médica que la atendió antes de ser enviada al calabozo manifestó que no había lesiones de integridad física, lo que marcó la pauta de que la mujer fue agredida en la comisaría. 
 
El 24 de abril el que lo padeció fue Franco Maranguello, en la misma provincia pero en la ciudad de Villa Mercedes. El joven de 16 fue detenido por “sospecha de robo” y llevar dos cuchillos mientras caminaba por una vereda. Cuando su mamá acudió a buscarlo, la policía lo encontró en la celda “con la remera (que vestía al momento de su aprehensión) asida a su cuello”.
 
“La entrega del sumario policial ha puesto en evidencia una serie de irregularidades, errores y contradicciones que fueron apuntadas desde que nos hicimos cargo de la causa como particulares damnificados”, aseguró el abogado de la madre, Gustavo Otegui, a Télam.
 
Otro caso en el interior del país es el de Sebastián Britos, de General Pico, La Pampa. Según denunció el hombre, la policía le disparó y lo baleó con postas de goma en el cuello y la mandíbula cuando salía de su casa a comprar pan.
 
En provincia de Buenos Aires también se registran al menos dos caso. Uno el de Luciano González, en Bahía Blanca, el 13 de abril. El hombre sacó a pasear a su perro y terminó siendo brutalmente golpeado por policías. La víctima expresó que “ellos -los policías- dicen como que nos resistimos a la autoridad y nosotros no hicimos nada. Le dije que por favor me acompañaran a buscar los permisos una cuadra".
 
El otro suceso fue en General Madariaga, donde al menos tres efectivos agredieron a Fabián Andina con golpes de puño. El hecho se desarrolló cuando el hombre salió a cargar nafta y chocó un cono accidentalemente, por lo que lo persiguieron y le pidieron los papeles y permiso de circulación. Luego de un intercambio, los agentes lo atacaron.
 
En Santiago del Estero también se registró un hecho de violencia institucional que terminó en muerte. Se trata de Mauro Coronel, un joven de 22 años. Él fue detenido luego de ser denunciado por un vecino por un hecho de violencia de género. Según contó su madre, los efectivos ya lo sacaron de su domicilio a los golpes; ella se acercó a la comisaría donde estaba detenido y escuchó los gritos de su hijo que venían desde el fondo, informaron. Luego de la detención debió ser internado y finalmente perdió la vida en el hospital Regional.
 
Por último, nos remitimos a otros dos casos en Tucumán, además del asesinato de Luis Espinoza. El primero es un video que se vitalizó en redes sociales donde se ve un eso extremo de la fuerza al detener a un hombre. Una mujer que estaba en el lugar pedía a los policías que lo suelten porque es una persona “mayor y enferma”.
 
Luego, en Famaillá, Tucumán, el 15 de abril, la policía de esa localidad persiguió a un joven volvía a su casa tras comprar medicamentos para su suegra. Él muchacho logró entrar en su garage con la camioneta que manejaba, pero efectivos de la policía se metieron tras de él sin ninguna autorización y comenzaron a golpearlo. Hasta le rompieron la ropa que llevaba puesta.
 
Con información de: Infobae, TN, La Voz, Infocielo, Visión Santiago, El Chorrillero y Tiempo Sur
 

Notas relacionadas