Lunes, 13 Enero, 2014 - 11:07

Apuntan a una secta en torno al crimen de Priscila

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Abogados que representan a la abuela de Priscila Leguiza, la nena que fue asesinada a golpes presuntamente por su madre y luego arrojada carbonizada a un arroyo del partido bonaerense de Berazategui, piden que se investiguen el eventual rol de una secta en el escalofriante caso.

La inquietud apoyada por una ONG dedicada a denunciar las sectas, se generó a partir de declaraciones periodísticas de un hombre que se presenta como pastor de un grupo de autoayuda de tono religioso llamado "El Ejército de Dios", al que acudía la madre de la nena de siete años asesinada, Silvia Lafuente.

"Tenemos que determinar qué pasó, porque esta persona dijo que estaba al tanto del crimen desde el primer momento. Incluso comentó que fue a la casa de Priscila esa jornada, y no sabemos qué hizo y por qué no alertó a la policía", indicó el abogado Pablo Torrada, en diálogo con Diario Popular.

El miércoles pasado, el pastor dialogó con el Canal América y aseguró que la madre de la niña lo había llamado, para decirle que había cometido el crimen.

"El sábado Silvia me llamó y me contó que se le había ido la mano pegándole a la nena y la mató", dijo el hombre, un día después que fuera encontrado el cuerpo de la pequeña.

"Tenemos que determinar qué pasó, porque esta persona dijo que estaba al tanto del crimen desde el primer momento. Incluso comentó que fue a la casa de Priscila esa jornada, y no sabemos qué hizo y por qué no alertó a la policía", sostuvo el abogado

Torrada, quien aseguró que "no es descabellado pensar en una responsabilidad penal" del pastor en torno al crimen.

Pablo Salum, integrante de la asociación Libre Mentes que viene trabajando para prevenir la captación de personas en sectas, dijo que el caso, por sus características, enseguida le llamó la atención.

"Apenas ocurrió el crimen de Priscila, me llamaron la atención varios detalles por la experiencia que tuve como víctima de una organización coercitiva y por asistir a víctimas o sus familiares", explicó.

"Lo primero que surgió fue el modo en que asesinaron a la nena, cómo intentaron ocultar el crimen y la presencia de un grupo familiar completo interviniendo en el hecho, tal como se observó en la grabación de una cámara de seguridad. Luego cuando apareció el pastor declarando terminó de cerrar todo, porque reconoció que fue cómplice, ya que estaba al tanto de los golpes que recibía la nena y que había sido asesinada", señaló Salum.

El investigador también sostuvo que se debe investigar si hubo un delito de ejercicio ilegal de la medicina.

De acuerdo con la investigación realizada, la niña Priscila fue asesinada el pasado 4 de enero a golpes por su madre, mientras que el cuerpo fue incinerado en una parrilla, aparentemente por el padrastro, y llevado en un coche de bebé a un arroyo, donde fue encontrado en un bolsa de plástico.

Fuente: 
NA