Lunes, 14 Octubre, 2019 - 20:56

Ecuador
Aprueban el decreto que suspende las reformas económicas tras acuerdos con movimientos indígenas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aprobó un nuevo Decreto Ejecutivo para eliminar el polémico 883, tras el acuerdo alcanzado con la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE) el domingo 13 de octubre que dio fin a las protestas antigubernamentales.  
 
En el artículo 1 del Decreto Ejecutivo 894, el mandatario dicta la pérdida de efecto de la orden presidencial 883 que fue publicada el pasado 2 de octubre. 
 
Además, ordena a proceder, de manera inmediata, "a la elaboración de un nuevo ejecutivo que permita una política de subsidios de combustibles, con un enfoque integral, con criterios de racionalización, focalización y sectorialización", cuidando que no beneficie a las personas de mayores recursos ni a "contrabandistas de combustibles". 
 
En la disposición transitoria, el Ejecutivo ordena además que a partir de las 00:00 horas del martes 15 de octubre, las estaciones de servicio deberán regresar a los precios de combustibles anteriores al polémico decreto 894, "hasta que se expida el nuevo decreto ejecutivo". 
 
El nuevo Decreto Ejecutivo fue firmado un día después de que el mandatario y el movimiento indígena de Ecuador acordaran, con la mediación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal, dejar sin efecto al 883, tras once días de fuertes protestas y disturbios en la nación suramericana.
 
El acuerdo entre ambas partes puso fin a un conflicto tras el 'paquetazo' anunciado por Moreno el pasado 1 de octubre que, entre otras medidas, provocó un aumento de las gasolinas extra y ecopaís, al pasar de 1,85 doláres a 2,39 por galón, mientras que el diésel subió de 1,03 dólares a 2,29, lo que representó un aumento del 123 %.
 
Al paro nacional anunciado por el gremio de transporte, que terminó el viernes 4 de octubre, se sumó la CONAIE, que tomó el liderazgo de las protestas y continuó hasta el domingo. 
 
En estos once días, Moreno decretó estado de excepción, y tras fuertes disturbios en Quito, que incluyeron la agresión a policías por parte de encapuchados y una fuerte represión policial a los manifestantes, el mandatario anunció toque de queda en la capital ecuatoriana. Los indígenas, que se distanciaron de los protestantes violentos, denunciaron ataques de la fuerza pública a los centros de paz.
 
 
 

Notas relacionadas