Martes, 12 Noviembre, 2019 - 21:00

Antonia, la mamá de Maira Benítez, reclama que le entreguen los restos de su hija

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Antonia del Valle Leiva Morán, mamá de Maira Benítez, reclama por información sobre los restos que encontraron y que afirmaron que se trataba de Maira el pasado 6 de septiembre.  En esa oportunidad, los resultados de las pericias odontológicas fueron las que arrojaron esa confirmación. 
 
“Quiero los restos de mi hija”, dijo y recordó que tanto el procurador general Jorge Canteros como la fiscal Gisela Oñuk le dijeron “hace dos meses que demoraban 15 a 20 días para que me entreguen los restos, y cuando vuelvo a preguntar me dijeron que espere un mes”. 
 
“Necesito que me entreguen los restos de mi hija, porque necesito velarlos y llevarlos al cementerio como corresponde”, pidió. 
 
Aclaró que semanas atrás la fiscal Oñuk le respondió afirmando que no tenía novedades al respecto y Antonia opinó “a mí no me sirve eso, yo necesito mucho más, quiero saber si ella está preguntando, si ella está informada porque con el abogado ya no tengo contacto”. 
 
“Quiero saber muchas cosas, todavía no sé si es mi hija, de qué manera los Silva la mataron, qué hicieron con mi hija, el corazón me dice muchas dudas”, resaltó.
 
Entre las dudas que Antonia tiene, remarca el hecho de las pericias odontológicas, las primeras que determinaron en ese momento que el cuerpo podría ser de Maira. “Yo brindé muchos detalles, casi todos los detalles que a las horas confirman que correspondían a Maira. ¿Qué pasaba si yo decía que Maira tenía todas las muelas?”, dijo. 
 
Antonia consideró que “acá el tema es que no se hable más de Maira, porque como me dijo el abogado ‘el caso ya está cerrado’ pero para mí no está cerrado”. Con esto se refiere a la condena de 21 años de prisión que recibió Rodrigo Silva el pasado 2 de mayo, acusado por homicidio simple en la causa. 
 
“Tengo muchas dudas, cómo saber si esos restos son de mi hija o no, quién me da esas respuestas, yo vivo constantemente con esa duda, quiero los restos de mi hija si es que es ella realmente, que me diga la verdad que no me engañen”, dijo y concluyó: “Demasiado tiempo viví esperando, dos años y ocho meses pasaron sin mi hija, con la ilusión de encontrarla viva ¿hasta cuándo voy a seguir esperando?”.