Jueves, 24 Abril, 2014 - 20:10

Ante la presión gremial, el Gobierno apura la suba del mínimo no imponible de Ganancias

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
Sometido a presión sindical, el  gobierno de Cristina Kirchner trabaja contra reloj en una iniciativa para elevar el mínimo no imponible del impuesto a las  Ganancias antes del medio aguinaldo que los trabajadores cobrarán con el sueldo de junio próximo, mientras analiza el costo fiscal de la medida. 
   
En la Casa Rosada observan con preocupación la desaceleración que el consumo viene registrando desde principios de año y también reciben cada vez más reclamos de empresarios, industriales y comerciantes para sostener la demanda, por lo que una menor presión tributaria volcaría miles de millones de pesos a este sector.   
   
El análisis de la medida fue confirmado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ante empresarios.
 
La idea del Gobierno consiste en elevar en 30 por ciento el piso del impuesto para que no paguen los que perciben menos de 19.000 pesos y aguardaría que terminen las paritarias en gremios fuertes como SMATA, Sanidad, UPCN, Textiles y Alimentación, entre otros. 
  
La confirmación sobre una eventual nueva suba del piso imponible del tributo se da en medio de una fuerte presión opositora para que el Gobierno mejore los ingresos disponibles de los argentinos a través de una disminución de la presión fiscal.
   
El bloque de diputados nacionales del Frente Renovador (FR), que lidera Sergio Massa, presentó a principios de este mes un proyecto de ley de modificación del Impuesto, que prevé actualizar en forma automática el mínimo no imponible según el índice de
inflación.
 
Según datos oficiales, un millón de trabajadores en relación de dependencia tributa el impuesto, aunque esa población se duplicaría en los próximos meses con la entrada en vigencia de los aumentos salariales correspondientes a 2014. 
   
La última vez que este impuesto fue modificado fue en septiembre de 2013, cuando el Gobierno elevó el piso tributable a los 15.000 de sueldo bruto, tanto para los solteros como para los casados con hijos, trabajadores y jubilados.  
   
Con esa suba del piso, dejaron de pagar el impuesto el 89,8 por ciento del total de 8.382.390 trabajadores registrados en ese momento ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) aunque la población afectada fue aumentando con el pago de las cuotas de las paritarias de 2013. 
   
La suba también benefició a jubilados, ya que el 99,3 por ciento del sector quedó al margen del gravamen, que sólo alcanzaba al 0,7 por ciento, lo que representa 39.641
trabajadores retirados.
 
Fuente: 
NA