Martes, 19 Mayo, 2020 - 12:47

Alberto Fernández: "No nos enamoramos de la cuarentena, nos preocupa tanto la salud como la economía"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El presidente Alberto Fernández, junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof, visitó en la mañana de este martes 19 de mayo el centro industrial de General Pacheco de la empresa automotriz Volkswagen. Desde la planta ubicada en el partido bonaerense de Tigre, que volvió a funcionar aplicando el nuevo protocolo para prevenir el contagio de coronavirus, el mandatario cuestionó a los que dicen que el Gobierno "se enamoró de la cuarentena".

En el inicio de su discurso Fernández recordó la charla que tuvo con Angela Merkel sobre la enfermedad en febrero, durante su gira europea, cuando el virus recién comenzaba a golpear al viejo continente. La canciller alemana anticipó las consecuencias económicas de la pandemia: "No estaba equivocada y fue la única que me lo dijo", comentó el mandatario.
 
Con la enfermedad ya instalada en el país, el jefe de Estado recalcó que "es un escenario desconocido y la normalidad que conocimos no existe más". En esa línea, sostuvo que está "muy lejos de haber terminado el problema" en Argentina y ratificó que seguirá privilegiando "la vida y salud de la gente".
 
"No porque como algún tonto repite 'nos enamoranos de la cuarentena'", lanzó acto seguido el mandatario; sino que, reiteró, le preocupa "tanto la salud de la gente como la productividad de la economía argentina".
 
Así, Fernández volvió a posicionarse a favor de mantener las medidas sanitarias, ante las críticas recibidas en las últimas semanas, que apuntan a que la cuarentena perjudica la economía. En particular, pudo leerse como un tiro por elevación a su antecesor, Mauricio Macri, quien este lunes reiteró su pedido de equilibrar la lucha contra la enfermedad y la "vida futura".
 
La "nueva normalidad" a la que refirió Fernández nos obliga a "no abrazarnos, a no estrechar las manos, a tomar distancia y a andar con barbijos" hasta que aparezca una vacuna contra la enfermedad, continuó. Luego destacó el trabajo conjunto de gobernadores, intendentes y sindicatos para combatir la pandemia: "Hasta acá nos ha dado buenos resultados, pero estamos lejos de haber terminado el problema", completó.
 
Antes de la alocución de Alberto, Kicillof se expresó en el mismo sentido y rechazó la posibilidad de regresar al estilo laboral y de vida previo a la pandemia de COVID-19. "Volver a la normalidad es un sueño, un suicidio colectivo" ya que "el coronavirus está circulando" entre la población, opinó el gobernador de la provincia de Buenos Aires.
 
Para el mandatario provincial, "lo que hay que hacer es mantener al extremo las medidas sanitarias" y "reactivar el proceso productivo pero sin correr riesgos excesivos". Por eso, destacó a la automotriz alemana como "una de las empresas que se van a poner a trabajar con nuevos parámetros".
 
Del recorrido, previsto para las 10.30, también participaron el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el de Producción bonaerense, Augusto Costa; y Malena Galmarini, presidenta de AySA.
 
En esa planta se fabrica la pick-up Amarok y se desarrolla la nueva plataforma para el SUV Tarek, el nuevo producto de la marca que estará listo en 2021, con una inversión de 650 millones de dólares. Volkswagen informó que su planta de Pacheco retomó la producción desde este lunes, con autorización de las autoridades nacionales, bonaerenses y tigrenses, en base al protocolo autorizado en el marco de la pandemia por el coronavirus. El reinicio se hizo en un solo turno de trabajo de 6 horas (comienza a las 6 de la mañana) al que concurren 1.500 trabajadores bajo un protocolo de prevención de propagación de la enfermedad.
 
Para proteger a los trabajadores, los proveedores de la planta y a los clientes, VW se comprometió al cumplimiento efectivo del protocolo, que aprobó el Ministerio de Trabajo de Nación, que supervisó el municipio y aceptó el sindicato Smata. El protocolo incluye transporte a cargo de la empresa mediante 20 minibuses que hacen recorridos fijos, control de temperatura corporal al ingreso, entrega de un par de barbijos por jornada laboral, distanciamiento en todos los ámbitos de la planta (áreas de relevo y comedores), la prohibición de uso de los vestuarios, y puestos de sanitización.
 
Fuente: 
Perfil