Sábado, 23 Septiembre, 2017 - 19:47

Acusan a un ginecólogo de abusar sexualmente y sacar fotos a pacientes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Un conocido ginecólogo neuquino fue acusado de abusar sexualmente durante las consultas de dos pacientes, una de las cuales, además, era su secretaria.
   
Los hechos ocurrieron entre los años 2014 y 2016, el acusado había sido absuelto en 2011 por un caso similar.
   
En abril pasado, según publica el portal LM Neuquén salió a la luz una nueva denuncia contra el médico, que atendía en su consultorio frente al Parque Central de la ciudad capital.
   
Según la víctima, que además de paciente, era la secretaria del especialista, padeció los abusos a lo largo de un año y por distintos motivos no pudo develar lo que le sucedía hasta que finalmente, en diciembre, renunció a su trabajo.
   
En su relato dio cuenta de que los abusos se repitieron a lo largo del año 2016, y se sumaron algunas particulares del supuesto accionar del médico: la hacía sentar en su falda y hasta le sacaba fotos durante la revisión ginecológica.
   
La denuncia motivó una investigación que derivó en un allanamiento al consultorio, donde se secuestraron el celular, una tablet y una computadora para ser peritadas.
   
A esa denuncia se sumó la de otra joven por un hecho ocurrido en 2014.
   
Este viernes, el fiscal Andrés Azar lo imputó al médico por los delitos de abuso sexual simple y abuso sexual gravemente ultrajante por el tiempo de duración y el modo de comisión.
   
Además solicitó una prohibición de acercamiento hacia las dos víctimas, y ambos pedidos fueron avalados por el juez Mauricio Zabala.
   
El ginecólogo ya había tenido que enfrentar una causa penal por abuso sexual y fue absuelto por falta de pruebas.
   
El caso fue denunciado en el año 2009 por una paciente a la que el médico le pidió que se desnudara y durante la revisión hubo abuso simple, es decir, tocamientos.
   
El fallo de absolución al ginecólogo explicaba que "no existen testigos que nos puedan decir qué ocurrió realmente o pericias médicas que puedan dar cuenta de la magnitud e intensidad del tocamiento efectuado al momento de suministrar el tratamiento indicado".
   
Y continuó: "Transitamos una línea muy delgada, analizando una conducta que se encuentra en el límite entre lo permitido y lo prohibido".
Fuente: 
Noticias Argentinas