Lunes, 6 Junio, 2011 - 08:29

Caso Schoklender: en Corrientes las viviendas no pasaron de los planes

Eran 360 casas y todo fue aprobado por el Concejo pero el ex apoderado de Madres de Plaza de Mayo quiso aumentar el número a 500 lo que inmovilizó el expediente. La Municipalidad de Corrientes aclaró que eso frenó todo y que el proyecto nunca prosperó.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La idea se gestó en marzo del año pasado y cumplió todas las etapas formales y legales para hacerse realidad, el último tramo fue el visto bueno del Concejo Deliberante a un proyecto de ordenanza para la construcción de 360 casas en el asentamiento “La Chola” de esta capital.



El municipio por medio de un convenio con la Fundación Madres de Plaza de Mayo y a través del programa “Sueños Compartidos”, cumpliría el anhelo del techo propio a casi 400 familias. Pero pocos meses después el emprendimiento naufragó ante el cambio de rumbo propuesto por Sergio Schoklender al llegar a Corrientes y recorrer el terreno donde se eregirían los inmuebles familiares además de un centro de atención médica de baja de complejidad y otras obras complementarias.





“Nosotros desde la comuna cumplimos con todo, buscamos el lugar donde se iba a hacer este barrio, conseguimos los lotes porque justamente ése era el principal problema, conseguir terrenos públicos para poder avanzar con la obra y luego se presentó todo al Concejo Deliberante”, recordó ayer el subsecretario de Trabajo y Hábitat de la municipalidad de Corrientes.



El funcionario reiteró durante la entrevista “para que no queden ningún tipo de dudas que la comuna de Corrientes nunca llegó a firmar convenio alguno, es más, eso nunca prosperó”.



El proyecto entró en una nebulosa tras la visita de Sergio Schoklender a esta capital aproximadamente en julio pasado, junto al intendente Carlos “Camau” Espínola, recorrió la zona de intervención “y nos cambió el proyecto, el convenio; nos dijo que se debían construir 500 viviendas y no 360 lo que nos generó una gran complicación”, siguió en el relato Villalba.



Al incrementar el número de unidades habitaciones a erigir todo regresó a foja cero y se tenía que comenzar de nuevo pero el problema en la disponibilidad de lotes para la nueva cantidad de inmuebles, hirió de muerte a la idea ampliamente difundida en su momento.



Villalba explicó además que tras la determinación del ahora ex apoderado de la Fundación presidida por Hebe de Bonafini, “la Municipalidad de igual manera inició una intervención en el asentamiento con la entrega de lotes a 100 familias y la construcción de casas, redes de agua potable y cloacal”. Claro que el trabajo es modesto comparándolo con el primogénito de la entidad Madres de Plaza de Mayo.



LO MISMO EN OTROS LUGARES DEL PAÍS



La situación de esta capital y la idea de Sergio Schoklender sobre ampliar el número de viviendas a construir por medio del programa “Sueños Compartidos”, no solamente se dio en Corrientes sino en otros puntos del país.





Por ejemplo en Resistencia se llegó a la construcción de alrededor de 70 mientras que en un momento estaba programadas sólo 30 y durante una visita el exapoderado de Madres, dijo que debían hacerse 100. Idéntica situación se dio en algunos puntos del interior chaqueño y en Tucumán, actualmente en la provincia de Buenos Aires también se lleva adelante el programa y tras el escándalo judicial que involucra directamente a Schoklender, el Gobierno nacional aseguró que las obras continuarán sin ningún tipo de problemas.





El programa de la Fundación presidida por Heve de Bonafini hace pie en jurisdicción del mismo signo político al nacional o al menos, que sean aliadas o comulguen con el kirchnerismo. Las casas van de uno a tres ambientes y son de la modalidad prefabricadas bajo un modelo francés supuestamente inventado y patentado en Estados Unidos, por Sergio Schoklender.



BONAFINI SE DESPEGA DE LA SITUACIÓN



La titular de Madres de Plaza de Mayo rompió el silencio ayer tras el escándalo que envuelve a quien adoptara como hijo a comienzos de la década del ’90, Sergio Schoklender, ex apoderado de la entidad ahora investigado por la Justicia por varios delitos. Lavado de dinero y estafa al Estado nacional entre otros; “quería convertir a la fundación en una empresa”, dijo Hebe de Bonafini.

Se refirió a la situación y afirmó que si los involucrados cometieron delito “tendrán que pagar”.





Además, confirmó que separó al hermano de Pablo, Sergio, y a otras 16 personas, y admitió que Schoklender quería convertir a la organización “en una empresa”.





“Las acusaciones son contra el apoderado, que era Sergio, y contra su hermano, y si cometieron delito tendrán que pagar. Acabo de separar a Pablo y a otras 16 personas más. Por las dudas, para que quede todo prolijo. Todos los imputados están separados, porque no vamos a poner en riesgo todo, sabemos lo que hacemos, cómo podemos responder pero la cosa está muy seria”.
Fuente: 
Diario Época