Domingo, 5 Junio, 2011 - 09:39

Originarios

La puesta en escena del Congreso Nacional del PJ, con Insfrán a la cabeza, es una legitimación llamativa del gobernador de Formosa. La compleja relación entre kirchnerismo y derechos humanos incorporó esta semana tres nuevos elementos que, curiosamente, pasaron desapercibidos para toda la prensa, especialmente para la oficialista (o “pública”, como le dicen a veces).

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Todos ellos contribuyen a señalar que los miembros de la nomenklatura oficial son tratados con mucha tolerancia cuando son responsables políticos de diversos crímenes, no sólo por sus compañeros de ruta sino también por un sector social –artistas, periodistas, intelectuales– que solía expresar sensibilidad frente a estas cuestiones y ahora reacciona con vehemencia sólo cuando los presuntos culpables pertenecen a otros sectores políticos.



El primero de esos elementos fue la reunión del Partido Justicialista donde se respaldó la reelección de la Presidenta. Salvo ella, estaba toda la dirigencia oficialista. En la tarima, presidiendo la reunión, había sólo cuatro dirigentes y uno de ellos era el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, que, pese a todo lo publicado y denunciado sobre lo que ocurre en su provincia, sigue siendo presidente del Congreso Nacional del Partido Justicialista. Cada vez que hablaba Insfrán, todos aplaudían, lo que no dista de ser un hecho normal en la historia de los partidos políticos pero adquiere otro color si se mira el acto con las perspectivas de las víctimas, es decir, sobre quienes no hay duda alguna que son los más débiles.



Sólo como recordatorio para el lector, vale citar algunos párrafos de la carta que hace un mes difundió la hermana Martha Pelloni sobre una reciente visita a Formosa. Cuyo contenido ratificó el martes en Otro tema, el programa que Santo Biasatti conduce por TN:



- “Me impresionó la cantidad de niños esclavos laborales porque no tenían más de 15 años. Niños mulas porque lo que llevan en el cuerpo por ley no se revisa. Llevaban grandes bolsas y cajas de mercadería en la espalda, cabeza y brazos. Dentro de diez años no tienen riñones ni columna vertebral sana. La droga va y viene, los mismos chicos y taxistas te muestran quiénes son los que venden y mandan pasar de un lado a otro”.



- “La gente tiene miedo de hablar. Los amenazan y les quitan el trabajo”.



- “Todo esto para que comparemos los grandes diálogos de nuestros políticos y sus discursos con las verdaderas decisiones que muestran la realidad que le describo. Su personal de inteligencia que tenía presente en la sala de capacitación se extendía hacia fuera de la sala porque contábamos con la presencia de gente de los pueblos originarios y el sacerdote Francisco Nazar que fue seguido hasta el hotel donde tuvo que encarar con su custodio a quienes lo perseguían”.



- “Su gobierno tiene instalada la corrupción institucional que destruye todo intento de democratización y saneamiento de la convivencia ciudadana. Con tantos años de gobierno ha matado la libertad de los formoseños con las armas más siniestras y cobardes de esgrimir: la mentira y la amenaza”.



La puesta en escena del Congreso Nacional del PJ, con Insfrán a la cabeza, luego de denuncias como la que antecede, además de las que difundió la comunidad Qom de Formosa, es una legitimación llamativa del gobernador. La falta de reacción frente a este hecho, además, adquiere un significado notable si se la compara con la que hubieran tenido los sectores “progresistas” que apoyan al Gobierno ante episodios similares protagonizados por dirigentes de la oposición.



Ahora, lo que prima es el silencio.



O peor aún.



La semana pasada, la comunidad Qom desmintió un informe de Canal 7, es decir, de la televisión pública. “Lamentamos profundamente que la Nación haya enviado a nuestra comunidad al noticiero de la TV Pública para hacer un informe mentiroso sobre la realidad que vivimos allá… El informe se dice que nuestros ranchos ‘tradicionales’ de paja, adobe y palmas las mantenemos junto a las nuevas! No es así. Sólo los punteros políticos tienen viviendas de material, en cambio todos los que protestamos por las condiciones en que vivimos no somos beneficiados… Se habla de la cantidad de MEMA (maestros de modalidad aborigen) que hay en la provincia. También, una gran mentira. Si bien así lo dispone la ley, los pocos maestros aborígenes que hay en la provincia sólo cumplen tareas de maestranza o traducción. No les permiten enseñar. No hay institutos de formación en la provincia por eso no nos podemos capacitar... La familia que permanentemente muestra la cámara es la del cacique y su hijo rodeados de los punteros peronistas. El hermano Cristino dice ‘Acá nunca hubo violencia, ni persecución de la policía’. ¿Cómo explica la represión y muerte de Roberto López? ¿Y que la Comisión Internacional de DD.HH. haya puesto medidas cautelares para que se garantice nuestra seguridad? ¿Y los autos sin patentes y con vidrios polarizados? ¿Y que Nación haya tenido que mandar a la Gendarmería a cuidarnos?... El agua potable. Lo mismo. Los camiones que traen agua desde la Municipalidad o del Parque Nacional sólo entregan agua a los que acatan las órdenes del gobernador. Los molinos siguen sin funcionar. Todo en la provincia se maneja con la lógica de premios y castigos, desde luego nosotros sólo recibimos castigos”.



La división Noticias de Canal 7 está conducida en los últimos meses por cuadros de la agrupación llamada “La Cámpora”, cuyo máximo referente es el hijo de la Presidenta de la Nación. La denuncia no tuvo ningún apoyo por parte de la amplia coalición que respaldaba la ley de medios, uno de cuyos argumentos centrales era la necesidad de que tuvieran voz los pueblos originarios.



Esa misma agrupación –La Cámpora– respaldó el proyecto político de Insfrán. El secretario de Interior de La Cámpora Formosa, Marcelo López Foresi, reafirmó en un comunicado el “compromiso militante y convocante” de la agrupación de jóvenes K para con la conducción política de Gildo Insfrán y su apoyo incondicional a las acciones del gobernador. López Foresi sostuvo que es la juventud una parte “importantísima del proyecto de Insfrán, porque somos nosotros mismos el proyecto de la Formosa del 2015”. “Coincidimos plenamente con el gobernador no sólo en las acciones diarias sino también en las concepciones políticas de fondo.” El comunicado es de diciembre del año pasado pero su difusión en estos días no mereció ninguna aclaración. También fueron los muchachos de La Cámpora los que se apersonaron en la avenida 9 de Julio para “acelerar” la retirada de los Qom del lugar.



El buen trato que recibe Insfrán por el oficialismo, del cual es uno de sus referentes locales y nacionales desde el mismo momento que Néstor Kirchner adquirió proyección nacional, es similar al que recibe Daniel Scioli –a quien nadie le pide explicaciones, desde dentro del “proyecto nacional y popular”, sobre el caso Arruga– o a la tolerancia que existe ante el hecho de que siga siendo jefe de Gabinete la persona que condujo a la Federal mientras esa fuerza se complicaba con diversos crímenes y actos represivos durante el 2010. La única explicación que hay frente a estos hechos es que un importante sector social, que reaccionaba airadamente frente a asesinatos como el de Carlos Fuentealba, Darío Santillán o Maximiliano Kosteki, está distraído en temas mucho más importantes, como el patético intento de demonizar a la pensadora Beatriz Sarlo.



Es que una cosa es la Historia Grande, la que Libera a los Pueblos, y otra la chiquitita, la de los qom: una pequeña molestia en el zapato de los Héroes.



Igual, se puede seguir caminando.
Fuente: 
VEINTITRES