Lunes, 30 Mayo, 2011 - 20:01

Estar comunicados es una religión, mostrémoslo desde la cámara de nuestro "celu"

Existen distintas actitudes que asumimos desde el momento en que nos decidimos a estar “on-line” aunque como muestra la publicidad algunas cosas “reales” van desapareciendo. Pero es importante que si se va a ser “adicto” al “celu” sigan religiosamente algunas pautas:

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
I. Repartir nuestro número siempre

No solo es importante que tengamos una agenda con cinco mil cuatrocientos ocho números, sino que todos ellos tengan nuestro número y que nos llamen a cualquier hora “para estar on-line”. Pero además cuando hablamos, chateamos, enviamos archivos, lo tenemos que hacer coqueteando de otro modo no se cumpliría el rito de “pasársela”.



II. Ejercitar el dedo hasta que quede finito para solo presionar una tecla a la vez

Sabemos que en promedio un dedo humano está entre uno y dos centímetros y que la tecla de nuestro “celu” apenas llega a 0.4. Así que señores y señoras, no importa si tenemos la barriga abultada, lo importante es adelgazar el dedo para responder los mensajes lo más rápido posible. (Avisen a Cormillot para que diseñe un regimen que nos haga adelgazar los dedos).





III. Mostremos hasta cuando vamos al baño

Como decíamos estar on-lin implica disciplina y constancia, por lo que a cada instante debemos retratarlo ¿Dónde estamos? ¿Para dónde vamos? ¿De dónde venimos? Todas esas dudas existenciales se resuelven a través de aplicaciones de ubicación como el sistema GPS, que permiten al usuario etiquetarse en distintos puntos del mapa.



IV. Podemos dejar de usar ropas pero no el “celu” porque estaríamos desnudos

En casa, en la calle, o donde quieras que estemos debemos llevar con nosotros el “celu”, de otro modo sería como si simplemente no existiéramos, una entidad abstracta en el universo. Para ser hay que estar, por lo tanto lleve celular (no olvide cargar la batería).



V. Mostraremos las fotos de nuestros gatos en dos patas, de nuestro perro con la lengua afuera o de nuestro canario en la jaula

Todo “celu” que se digne de tal debe tener incorporado Facebook. Desde allí tenemos que cargar al menos una foto semanal, esto significa que las mascotas tendrán tantas fotos como las de sus dueños haciendo los mismos trucos; después de todo “todos los perros se parecen a sus dueños”.



VI. Revisar nuestro “celu” antes, durante y después de cada suspiro

El crack, poderosa droga derivada de la cocaína, sirvió como base para un nuevo término que, según el Diccionario Webster, fue la Palabra del Año 2006: “CrackBerry”. Si crees que no hay nada de malo en revisar su BlackBerry mientras anda en bicicleta, maneja el auto, cruza la calle recuerda que las adicciones llevan a la muerte; de última todos los perros van al cielo o a las redes sociales consecuentemente.