Jueves, 26 Mayo, 2011 - 11:44

Sucedió en el interior de Misiones
Llevaban más de 2 toneladas de marihuana en un camión del Servicio Penitenciario

Dos suboficiales del Servicio Penitenciario Federal fueron arrestados este miércoles en el interior de de Misiones, cuando transportaban más de dos mil kilos de marihuana en un vehículo oficial. Los agentes fueron sorprendidos por un control de ruta realizado por Gendarmería, cerca de la ciudad de Puerto Rico. Quienes realizaron el operativo, no descartaban que el secuestro del cargamento resultase sólo la punta de una redada mayor.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042




Dos agentes del Servicio Penitenciario Federal fueron detenidos en cercanías de Puerto Rico cuando hacían una mudanza, en ese momento, los hombres del servicio penitenciario -ambos en actividad- declararon que se trataba de una mudanza oficial hacia Buenos Aires. La actitud y el nerviosismo de esas personas aumentaron las sospechas de los gendarmes, que decidieron realizar una inspección completa de la carga.



De esta manera, se pudo determinar que dentro de los muebles se ocultaban 2300 kilogramos de marihuana. El golpe fue aún más preocupante por la magnitud del cargamento y el hecho de que los traficantes descubiertos son agentes del Servicio Penitenciario Federal.



Las investigaciones determinaron que los detenidos trabajan en la división de logística del Servicio Penitenciario Federal. La mudanza contaría con la cobertura legal de haber sido autorizada por superiores de estos hombres, por lo que no se descartaba anoche que el secuestro del cargamento de marihuana resultase sólo la punta de una redada mayor sobre una red de narcotráfico que operaría dentro de las cárceles.



Más allá de haberse descubierto la maniobra mediante un control en la ruta nacional 12, ese punto de verificación de automotores instalado por los gendarmes tenía ya un dato sobre un potencial cargamento de marihuana que sería trasladado por la zona en un "vehículo seguro". Al aparecer en el lugar el camión del Servicio Penitenciario Federal se optó, entonces, por detener su marcha.



Un perro especializado en la detección de narcóticos colaboró para descubrir la droga, que había sido ocultada dentro de los muebles.