Jueves, 26 Mayo, 2011 - 09:57

Correo de nuestros lectores
Un 25 de Mayo con Cristina

Fue un 25 de Mayo especial, la Presidente festejó el cumpleaños de la Patria en Resistencia. La ciudad la estaba esperando limpia, arreglada y decorada en todo el recorrido de la comitiva oficial y en los alrededores del palco oficial. El país nos estaba mirando y por qué no, también el mundo.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Si bien durante los últimos días se levantaron voces críticas sobre los gastos de refacción y arreglo que se realizaron solo en ciertos sectores de la ciudad donde los eventos se desarrollarían y que tales gastos no valían la pena sólo por unas horas, qué hubiera pasado si la imagen que Resistencia reflejaba al mundo hubiera sido pobre, abandonada y sucia.



Los detractores de siempre hubieran criticado la falta de empeño por parte del Gobierno por no haberse esmerado para que Resistencia luciera hermosa antes las cámaras. Como siempre, ese mal de “gataflorismo” que sufrimos continuamente los argentinos: “que si sí porque si y si no porque no", nos seduce y alienta nuestras críticas que nos conduce solidariamente a colocarnos en una posición esquiva ante tanto despilfarro.



Pero acaso, cuando uno se casa o cuando una hija cumple los quince años ¿no gasta mucha plata "sólo por unas horas"? Valoremos que por "pocas horas" nuestra ciudad y nuestra provincia fue epicentro de la fiesta patria más importante y que trasmitió al país y al mundo una imagen de respeto, cultura y progreso.



Sintámonos orgullosos de lo que somos y no busquemos lisiar con críticas negativas un evento que nos prestigia como pueblo. Como dijo monseñor Sigampa: Hay que buscar siempre el interés de los demás. Y esta fiesta representa el interés de todos los chaqueños por lo que somos.



En el Tedeum, a Cristina se la vio por momentos emocionada, sobretodo, cuando el arzobispo le agradeció por valorar la vida con la implementación de la asignación universal por embarazo e hizo hincapié en la importancia de la mujer como gestora de amor aunque criticó a los hombres que abandonan a sus hijos y a sus mujeres sin preocuparse por su futuro.



En sus discursos, tanto Capitanich como Cristina hicieron tributo a la memoria de Néstor. Ella lo recordó emocionada y con la voz casi quebrada arrastrando en sus palabras la remembranza del 25 de Mayo del año pasado y aseguró que "él estará conforme con la vida que llevó y con la vida que vivió porque cumplió sus sueños de un país diferente".



Porque hoy frente al contexto de naciones que se derrumba lentamente como es el caso de los países de la Unión Europea, como la crisis en EEUU, Japón y los países árabes, nosotros estamos en una posición privilegiada mas allá de las falencias que tenemos y de lo que aún nos falta por mejorar.



El 25 es una fiesta muy especial para la argentinidad, cargamos con el legado revolucionario de los mentores de mayo y lo que nuestros próceres y las curvas de los laberintos de nuestra historia alimentaron para que hoy seamos lo que somos.



En su mensaje Cristina utilizó palabras muy valorables como fortaleza, grandeza y humildad, que es lo que se necesita, como dijo ella, para hacer el país que soñamos, más allá de toda ideología. Porque estos tres términos no conjugan con lineamientos partidarios sino con deseos propios que como ciudadanos debemos aplicar, sin miramientos de cargos públicos, jerarquías o candidaturas.



Me quedé con una imagen en la memoria cuando vi la representación que Fuerza Bruta hizo de la Argentina volando por los aires mientras aún quedaban sonando las últimas palabras de Cristina. Pero yo prefiero una Argentina con paso firme pisando fuerte y con los pies en la tierra.



(*) Abogada

[email protected]