Martes, 24 Mayo, 2011 - 11:12

"Es un ataque directo a la medicina privada", aseguró
Frangioli advierte un impacto negativo de la nueva Ley de Prepagas

El titular de ACLYSA, Armando Frangioli, explicó que lo único bueno de la nueva ley de prepagas es el control de precios pero aseguró que afectará a un sistema que hasta ahora funcionaba bien. En tanto, sobre el conflicto en el Sanatorio Saavedra admitió que la psiquiatría tiene un costo que es muy difícil de soportar por la parte privada. Sobre el rumor de que el titular del INSSSEP estaría interesado en dirigir un sanatorio, le aconsejó que no lo hiciera porque lleva más pérdidas que ganancias y aclaró que por ley no podría porque no es médico.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


El presidente de la Asociación de Clínicas y Sanatorios (ACLYSA), Armando Frangioli, compartió su análisis personal sobre el impacto que tendrá la nueva Ley de Prepagas sancionada recientemente por el Congreso nacional. “Es un ataque directo a la medicina privada”, disparó indicando que “esta ley afectará muchísimo a un sistema que hasta ahora funciona bien conteniendo a 4 millones de personas que decidieron voluntariamente participar del mismo”.



“La ley ataca al corazón y al funcionamiento de la medicina. Nivela pero para abajo y muy mal porque acá se tendría que haber pensando cómo arreglar la otra parte de la salud que no funciona”, dijo haciendo referencia a “las obras sociales que ponen limitaciones, que eligen a los prestadores de a uno, que quieren presionar para que sus afiliados vayan a un médico y no haya una libre elección”.



Manifestó haberse sorprendido de que todos los diputados por unanimidad dieran este voto. “Nos estamos equivocando en la visión”, señaló y agregó que “si no se reglamenta muy bien esta ley va haber dificultades muy serias y 4 millones de personas que optaron por tener una medicina mejor, no van a poder tenerla”. Aclaró que la parte buena de la ley es el control de precios pero la parte mala es que obligaría a las prepagas a atender a quien lo requiera independientemente de lo que haya aportado. 



SANATORIO DE PARO

En otro tramo, Frangioli explicó que el conflicto en el Sanatorio Güemes fue puntual y ya está superado. “El problema era económico y muy importante con la parte neonatológica. La economía del sanatorio no permitía retribuir los aranceles que los médicos reclamaban. Eso se resolvió y funciona a pleno”, aclaró. En tanto, sobre el paro en el sanatorio Saavedra explicó que “hay una situación particular”.



“La psiquiatría tiene un camino distinto en la forma arancelaria porque es una internación crónica donde los pacientes pasan mucho tiempo internados con un disturbio psiquiátrico y psicológico tan grave que no pueden estar en un ambiente familiar y terminan internados por mucho tiempo. No solo en Argentina sino en el mundo estos pacientes tienen una diferenciación y no reciben toda la economía necesaria”, aseguró.



Y agregó: “Es una internación que necesita un soporte de cuidados muy especiales. Hay que tener una dotación de personal entrenado profesional y humanamente. Sin embargo la psiquiatría y los enfermos no tienen reconocimiento en retribución y gastos para sostenerlos. En la parte privada, soportar el costo es muy difícil con lo que retribuye el INSSSEP, por ejemplo”.



VELAZQUEZ, INSSSEP Y PAMI

Sobre el rumor que señala que el presidente del directorio de la obra social provincial INSSSEP, Atilio Veláquez, tendría intenciones de dirigir un sanatorio propio, Frangioli admitió haber oído la versión pero aconsejó al funcionario no hacerlo ya que hoy tener a cargo un sanatorio representa más pérdidas que ganancias. Además indicó que la ley provincial es clara al momento de permitir solo a los médicos dicha responsabilidad.



En relación al INSSSEP, destacó la permanente comunicación y diálogo que permite discutir sobre los valores y aranceles por el fuerte impacto de los sueldos de empleados de la sanidad y crecimiento de la cansa sanatorial. “A veces estamos mejor y a veces no tanto pero hay diálogo siempre. Pero nos preocupa la situación de atraso en el reconocimiento de los aranceles médicos que nos pone en situación difícil”, manifestó.



Asimismo, en cuanto al PAMI dijo: “Tiene un modelo antinstitucional porque hace contratos particulares y no con todos. No quiere que participen todos los sanatorios del contrato. Elige a un prestador y deja a los otros sin contratar y esto va en contra de la fundación de nuestra institución y la mayoría de nuestros asociados. Es necesario darle trabajo a todos y que elija el paciente con quien atenderse y que no sea el contrato el que determine dónde debe atenderse el afiliado”.
Fuente: 
Radio Libertad