Lunes, 23 Mayo, 2011 - 08:59

Opinión de los lectores
Debate público y robusto: símbolos patrios

Inmejorable oportunidad para debatir y colaborar como reflexión pública. Como docente de la materia Derecho de la Información, siento una obligación honesta a plantear algunas líneas sobre el debate promovido a instancias de las campañas electorales en nuestra provincia, en relación al uso de distintivos o símbolos patrios.
Cito: bandera, himno, escudo y escarapela.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Obligado, porque he leído y escuchado algunas voces, creo que ignorando el valor de las palabras o los gestos, en el marco del respeto irrestricto de la libertad de expresión, en el marco de una República moderna, pluralista, liberal, compleja y madura. La variadas descalificaciones de la acción de la intendente de la Ciudad de Resistencia, desató una ola con tufillo nacionalista, mediocre en sus argumentos y más aún, autoritarios en lo político.



ORIGEN DE LA DISCRIMINACIÓN

“Como consecuencia de la Guerra Civil Española que dividió en dos bandos irreconciliables a la población de la península, los ánimos exaltados de los simpatizantes de ambos contendientes originaron en nuestro país, y sobre todo en la ciudad de Buenos Aires, un clima tenso y belicoso que día a día generaba verdaderas batallas campales, con agresiones recíprocas, desmanes y destrozos callejeros, que no sólo alteraron el ritmo tranquilo y respetuoso de los conciudadanos ajenos a la contienda, sino que muy pronto degeneró en verdaderos atropellos y agravios incalificables a nuestros símbolos patrios, exaltados también, sin duda alguna, por la mano criminal de los activistas ocasionales. (www.manuelbelgrano.gov.ar) Instituto Nacional Belgraniano. Secretaría de Cultura. Presidencia de la Nación.



Fue así que el gobierno surgido de la Revolución de 1943, -Golpe mediante- prestó atención a la reglamentación del uso de los símbolos patrios. Incluyó la Banda presidencial, pero no dijo sobre la escarapela. Fue dictado en acuerdo de ministros bajo la presidencia del general Edelmiro Farrell el 28 de abril de 1944. (Nº 10.302/4)4 decidió que el color original sea azul cielo sin ningún tipo de alteraciones. FARRELL. - Luis C. Perlinger. - César Ameghino. - Juan Perón. - Alberto Teisaire. – Diego I. Mason. - Juan Pistarini.



Todo este movimiento legislativo y social, vino a cuento de la disputa en las calles de Buenos Aires, en la época de la Guerra Civil Española, donde jóvenes republicanos se manifestaban y ejercían el derecho de libertad de expresión.



El conflicto español fue uno de los sucesos que mayormente impactó en la sociedad y política argentina fragmentando partidos, dividiendo familias, produciendo escisiones en los Centros regionales y haciendo que el gobierno adoptara medias contra posibles radicalizaciones en el ámbito político de la oposición: manteniendo ilegalizado el Partido Comunista, prohibiendo las asociaciones extranjeras y restringiendo, hasta lo absurdo, las políticas migratorias.



El refugiado republicano pasó, así pues, a convertirse en un refugiado indeseable junto con los judíos y el resto de exiliados políticos los cuales no tenían cabida en un país, Argentina, cuya cúpula dirigente estaba influenciada por corrientes nazi-fasci-falangista. (Tesis doctoral de Lidia Bocanegra Barbecho).



Nuestro Código Penal, es una Ley sancionada por el Congreso de la Nación, por lo tanto tiene menor jerarquía que la Constitución y los Tratados de los Derechos internacionales de los Derechos Humanos constitucionalizados. No obstante, en su artículo 222.…. Será reprimido con prisión de uno a cuatro años el que públicamente ultrajare la bandera, el escudo o el himno de la Nación o los emblemas de una provincia Argentina. Nota: texto originario con el agregado del último párrafo dispuesto por la ley 16648, conforme a la ley 23077.



"No son símbolos objetos de este delito: escarapelas, cintas de colores patrios, banderas con colores patrios pero diversas de la oficial", dice el esquema de defensa incluido en el Código Penal comentado por David E. Dayenoff., ubicado entre los Delitos contra la seguridad de la Nación y Delitos que comprometen la paz y la dignidad de la Nación.



En primer término, la escarapela en cuestión, no sería ultrajada, de ninguna manera con el relato de la distribución realizada en la Peatonal R Alfonsín.

En segundo término, la bandera y a ver qué pasa con las opiniones.



“TEXAS vs JONHSON”

Entre los doctrinarios nacionales, cabe mencionar tanto a Eduardo A. Bertoni como a Roberto Gargarella, entre los defensores de la libertad de expresión, como debate público y robusto. Teoría que nace al calor de la jurisprudencia norteamericana, entre ellos, el famoso “New York Times Vs. Sullivan” -que los medios de comunicación gráficos o virtuales conocen y que los funcionarios públicos debieran conocer y aceptar como pacífica-, para culminar en una votación ajustada de cinco a cuatro de la Corte Suprema de estadounidense en “Texas Vs. Jonhson”, en 1989.



Gregory Lee Johnson, en el momento miembro de la Brigada de la Juventud Comunista Revolucionaria, participó en una demostración política durante la Convención Nacional del Partido Republicano de 1984 en Dallas, Texas. La manifestación protestaba contra las políticas bélicas de la administración de Reagan y contra algunas compañías las apoyaban.



Los manifestantes marcharon por las calles, gritando cánticos y mostrando pancartas. En un momento de la marcha, otro manifestante le entregó a Johnson una bandera estadounidense, que tomó de un asta que se encontraba fuera el edifico de una de las compañías contra las que manifestaban. Johnson empapó la bandera con kerosene y le prendió fuego.



Johnson fue acusado de violar una ley que prohibía vandalizar objetos respetados. Fue sentenciado a un año de cárcel y una multa de US$2.000. Cuando llegó a la Corte ésta derogo las prohibiciones del gobierno sobre "la profanación de la bandera".



Otros ejemplos del amparo de la expresión simbólica incluyen las obras de arte, los 'slogans' en las camisetas, los botones políticos, las liricas de música y las presentaciones teatrales. Contribuía la corte americana manifestando que su principal compromiso era el de custodiar la persistencia de un debate público, robusto, desinhibido e ilimitado.



ARGENTINA TRABAJA

Ante la oportuna visita de la presidente de la Nación, en el marco de los festejos por el aniversario de la Revolución de Mayo, ¿qué pasaría si un grupo de jóvenes desocupados, hombres y mujeres de más de 40 años, aborígenes o miembros de los pueblos originarios, los trabajadores que han pasado a planta legislativamente y judicialmente, sin embargo, todavía no se cumplen con ese compromiso constitucional, transitan frente al palco en un acto de protesta social por la no inclusión o discriminación de puestos de trabajo digno, por la inserción laboral a medias o precarizados, por la ausencia del Estado en grandes zonas de nuestro territorio provincial, flexibilización del cumplimiento de lo ordenado por la Corte de Justicia de la Nación Argentina en relación a la zona del impenetrable, es decir, ciudadanos, que ven sus necesidades básicas insatisfechas, carencia de trabajo, vivienda digna, asistencia sanitaria, protección social.



Si estos grupos desaventajados proceden a quemar la bandera argentina en dicha manifestación?

Es decir, argentinos o habitantes del suelo argentino que hacen uso de la democracia deliberativa, fortalecen el espacio público, por una democracia más inclusiva y amplia. Fomentando la doctrina del foro público por el cual se dice que las plazas, calles y avenidas son lugares que tradicionalmente han sido usados para la protesta y por tanto merecen una protección especial. Y si no miremos en estos días la revolución del mayo español, -el 15M-, donde miles de jóvenes -sobre todo- se asentaron en la Puerta del Sol, con sus colchonetas y bolsas de dormir, acampando por cientos de miles, por toda España, en plena veda electoral.



PREAMBULO

Nuestro preámbulo constitucional reza: “Nos, los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos en Congreso General Constituyente por voluntad y elección de las provincias que la componen, en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino; invocando a la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia: ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución para la Nación Argentina”.



Primero, dice Representantes no dice el pueblo de la nación argentina. Por lo tanto, es a los representantes a quiénes se le debe hacer el reclamo. Segundo: es el ejercicio del derecho de protesta, quizás, al decir de Gargarella, el primer derecho. Artículo 14 de la Constitución nacional, derecho de peticionar a las autoridades…Es obvio que en código penal ni en el derecho penal o contravencional no está la respuesta.



Quizás se inicie otro debate, y que sea robusto, desinhibido e ilimitado. 



(*) Abogado

     [email protected]