Miércoles, 18 Mayo, 2011 - 16:48

Cuando el chisme es sugestivo hasta el riguroso desconfía

No somos proclives a reproducir material enviado desde casillas de correo falsas: pululan en tiempos tranquilos; en épocas electorales se reproducen como hongos: [email protected], [email protected], [email protected] y muchas otras direcciones apócrifas suelen utilizarse desde espacios políticos para “denunciar” aquello que jamás mencionarían abiertamente, para gestar conflictos que no existen o sólo para jorobar a sus colegas.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Todos recordarán la fábula “de las tres rejas”. El joven discípulo le revela al maestro que están hablando con malevolencia de él. El sabio lo frena: “¿Ya has hecho pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?” “¿Las tres rejas?” “Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?” “No. Lo oí comentar a unos vecinos”. “Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?” “No, en realidad no. Al contrario...”. “Seguramente lo hiciste pasar por la última reja, la de la necesidad: ¿es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?” “A decir verdad, no maestro”. “Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, enterrémoslo en el olvido”.



Con el tiempo hemos agudizado nuestra percepción y casi nada se nos pasa por alto. Olfateamos a los operadores a kilómetros. No obstante (¡y contra todos valores que sostenemos!) a veces la tentación es grande, como cuando recibimos un correo de [email protected], unos amiguitos que están realmente amargados por los festejos del 25 de Mayo, el tedeum y otras yerbas.



“El microcentro de Resistencia estará cercado durante 10 días por seis horas de festejos”, apostrofaron en catastróficas mayúsculas antes de asegurar que “Ni los frentistas podrán ingresar vehículos a sus viviendas”.



No copiaremos todo el material. Con eso alcanza.



Ahora sí, la pregunta que se nos pegó como una sanguijuela en el empeine: estos “cantadores de verdades” ¿tienen razón o es sólo un mito urbano? Sería bueno, por el bien de todos, que alguien desde la organización de los festejos patrios de Mayo saliera a explicar públicamente que nada de lo que dicen estos soslayados terroristas digitales es verdad, y que el 25 de Mayo, aparte de que “Chaco es Argentina”, nuestros garages y veredas seguirán siendo nuestros.