Lunes, 16 Mayo, 2011 - 21:17

Causa Margarita Belén
"Se dio un nuevo paso en la búsqueda de la verdad y la justicia" indicó el abogado querellante Mario Bosch

Este lunes finalizó el proceso que juzgó el fusilamiento de presos políticos, 4 de las cuales permanecen desaparecidos, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal del Chaco, condenó a ocho exmilitares a cadena perpetua, y absolvió al policía, acusado de ser partícipe secundario de la masacre perpetrada el 13 de diciembre de 1976. Mario Bosch, querellante indicó que el fallo “revalida un proceso judicial independiente”.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Mario Bosch, querellante por Familiares, la Secretaría de Derechos Humanos de Nación y el CELS, afirmó a diariochaco.com tras la lectura de la condena "es un día histórico, con sabor agridulce; es que los familiares de los que siguen desaparecido no han podido saber donde están. Esperábamos que en este juicio alguien rompa el pacto de silencio y dijera dónde están los cuerpos que todavía no se han dado”.



Por otro lado el abogado querellante indicó que la sentencia solo motiva a “seguir luchando porque no estamos de acuerdo con la absolución de Chas; quiero decir con todas las letras que él también debía responder desde el punto de vista jurídico. Por lo que vamos a imponer recurso de casación”.



“Durante tantos años hemos reclamado en silencio el castigo. Pero ahora estamos iniciando un proceso desde dentro de las instituciones, donde estas son las reglas del juego; por lo que debemos aceptar que el Tribunal tenga una valoración distinta a la nuestra en cuanto a la responsabilidad de este imputado. Pero para eso están las apelaciones y vamos a usar todos los recursos legales. Lo importante es que un tribunal de jueces independientes, conformado por los criterios constitucionales condenó a los máximos responsables de una masacre”.



En relación a Chas, que era un policía de tránsito, el querellante explicó que “su colaboración fue cortar la ruta para garantizar la escena del crimen; a pesar que el tribunal entendió que no había prueba suficiente para comprobar que el era parte de la organización criminal. Pero aun, la absolución afianza la justicia en función de aquellos que vienen a decir que los fallos acá están todos hechos”.



Para el abogado lo más importante es que “se estableció que el crimen existió, que fueron fusilados inocentes, lo que constituye un crimen aberrante y de lesa humanidad y que se condenó a perpetua a los ejecutores del mismo”. Pero el abogado con ánimos renovados indicó que falta mucho por investigar.