Viernes, 13 Mayo, 2011 - 16:43

Brasil convoca a Argentinos a negociar trabas comerciales

El ministro de Desarrollo brasileño, Fernando Pimentel, invitó a la ministra de Industria, Débora Giorgi, a una reunión en Brasilia con fecha a acordar para analizar el conflicto que involucra a ambos socios del Mercosur. El vecino país frenó las importaciones de automóviles argentinos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pimentel le envió una nota de solo dos párrafos a Giorgi en la que le responde a la carta de seis carillas que la mandó la funcionaria argentina donde le dice que está en "disposición de tratar los temas de interés de ambas partes".



A través de una misiva, la ministra de Industria argentina había rechazado los argumentos esgrimidos por su par brasileño para aplicar barreras al ingreso de productos argentinos a ese país. "No existe impacto negativo en las exportaciones de Brasil a la Argentina", dijo.



Débora Giorgi lo hizo en respuesta a la carta que el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil le envió, tras decidir el gobierno de Dilma Rousseff aplicar licencias no automáticas (LNA) al ingreso de automóviles y autopartes de todo el mundo, que perjudica especialmente a la Argentina.



En una misiva dirigida a Pimentel, que difundió a los medios de prensa, la ministra afirmó que "los datos del comercio bilateral desmienten que se verifique un impacto negativo en las exportaciones de Brasil a la Argentina".



"Las medidas que ha tomado y pudiera tomar el Gobierno, ya sea de defensa comercial, de monitoreo del comercio o de investigaciones aduaneras, se enmarcan en un todo en los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio y no tienen como destino a ningún país en particular y menos aún a Brasil, a quien consideramos un socio estratégico", aseguró Giorgi.



Allí consignó que "los datos del comercio bilateral desmienten que se verifique un impacto negativo en las exportaciones de Brasil a la Argentina".



Precisó que "los datos oficiales para el primer trimestre de 2011 indican que las compras argentinas han crecido 33%, alcanzando los 4.700 millones de dólares en este período, con saldo positivo a favor de Brasil de 730 millones, que resultó mayor al registrado en el mismo período de 2010, de 540 millones".



También indicó que "la información preliminar correspondiente a los primeros cuatro meses del año muestra que las exportaciones de Brasil a la Argentina siguen creciendo al 33%, con 6.400 millones de dólares, mientras que el déficit argentino alcanzó los 1.200 millones, el doble del verificado en igual período de 2010".



"Entiendo entonces ministro que esta información es contundente acerca de la inexistencia de un impacto negativo sobre las exportaciones de Brasil a la Argentina, sin que por ello deje de reconocer que pudieran haber reclamos puntuales en algunos productos", afirmó Giorgi.



Puntualizó que "sobre esto último, y teniendo en cuenta experiencias anteriores, le requeriría que corrobore si dichos problemas del sector privado son justificados".



Precisó que "por citar sólo un ejemplo, Abicalçados informó hoy a este Ministerio que el supuesto atraso de 800.000 pares de calzado no existe".



Remarcó que "estos datos refuerzan no solo que no hay impactos negativos sobre las exportaciones brasileñas, sino que las medidas adoptadas son el reflejo de un problema estructural que debemos resolver rápidamente".



A su criterio "sólo una relación bilateral que genere una dinámica industrial equilibrada podrá ser sustentable", y sostuvo que "en esto, señor ministro, no se obtuvieron los resultados que Argentina esperaba".



"Me permito recordarle, tal como se lo manifestara personalmente, los variados problemas que tienen los productos argentinos para acceder al mercado de Brasil, algunos de ellos puntuales y otros de carácter estructural. Respecto a varios de estos problemas, usted personalmente se comprometió ante mí a abordarlos a la brevedad y, sin embargo, al día de la fecha en ninguno de ellos hemos encontrado solución a nuestros reclamos", subrayó Giorgi.



"Enumero que en estas dificultades se encuentran la amenaza para la exportación de aceite de oliva argentino a partir de las nuevas normas técnicas a implantarse en Brasil; la aplicación del Sello Fiscal a bebidas alcohólicas, vinos especialmente; el cupo acordado de ingreso de leche en polvo que nunca fue cumplido, y los reclamos de Argentina desoídos; y el antidumping aplicado a la vajilla de vidrio argentina fue más elevado que el que gravó a Indonesia", agregó.



También señaló la prohibición de la circulación de mosto a granel en Brasil; las demoras en el registro de productos agroquímicos, veterinarios, y medicamentos, entre otros; los obstáculos comerciales para el acceso de productos de línea blanca; la imposibilidad de acceso de cítricos al mercado brasileño; los retrasos en la negociación del Protocolo de Compras Gubernamentales; y en el financiamiento del BNDES para la compra de camiones y maquinaria agrícola argentinos.



Giorgi aseguró que "su acceso habría generado 7.000 millones de dólares anuales de exportaciones a Brasil en condiciones competitivas de calidad y precio, resultando ello en la desaparición del déficit estructural industrial argentino".