Viernes, 13 Mayo, 2011 - 07:58

Correo de nuestros lectores
Una mirada diferente sobre la despenalización del consumo de drogas

Me puse a pensar por unos momentos sobre un tema tan polémico y urticante para nuestra sociedad al que todavía no le hemos podido dar una solución adecuada y me pregunté esto: ¿qué pasaría si despenalizáramos el consumo de drogas, y el tráfico de las mismas?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Pasaría que al ser una actividad ya legal y no prohibida, tendrían que realizar los narcos traficantes ingentes trámites burocráticos para poder comercializarla, deberían pagar los impuestos correspondientes a ganancias, rentas, DGI, DGR, etc. Además se les podría imponer retenciones, y se les podría cobrar un impuesto a la venta y al consumo de la misma, entonces de esa forma desalentaríamos al adicto para no consumirla, y si las consume que pague el impuesto y que el dinero recaudado pase a las arcas del estado y sirva para sostener establecimientos y profesionales especiales gratuitos que traten dichas adicciones, de la misma manera que se hace con los cigarrillos y el alcohol.(en el tema impuestos)



O sea haríamos que los mismos que generan el problema y los que lo consumen, pero más lo que lucran con ella, aporten el dinerillo para las soluciones de este estilo, porque al crear el problema de la adicción tendrían que sostener los tratamientos los mismos narcos y los mismos adictos.



De este modo al ser una actividad reglamentada y regulada por el estado en el control de precios, no daría cabida a un mercado negro, que se hace rico día tras día con ello. Y lo más importante se podría evitar o disminuir en forma ponderable el nivel de los delitos cometidos por causas relacionadas con la droga. Por ejemplo los robos de distintos tipos para procurarse el efectivo para comprar ésta, los homicidios, el contrabando, el encierro de personas poco afortunadas de recursos económicos y engañadas que son usadas como mulas.



También dos cosas que las considero importante: se disminuirían los crímenes contra policías que cumplen cabalmente con su deber, debido a las investigaciones respectivas al asunto del trafico de ellas, porque para mí, a diferencia de lo que dijo el Ministro de la Nación de Justicia, cuyas declaraciones en un programa de Mirta Legrand las considero poco afortunadas, al decir que todos los días mueren policías en cumplimiento el deber, y que hay que estar orgulloso de ello.



Yo rechazo eso totalmente, diciéndole que a mi de nada me sirve un policía muerto, porque no me puede cuidar, prefiero una y mil veces uno vivo, que si pueda cuidarme y ayudarme, y la otra sería que al existir un control de precios por parte del estado y al tener un precio accesible para todos; se evitaría el robo no digo del todo pero disminuiría un poco o bastante tal vez , que los adictos suelen hacer en sus propias familias para conseguir la suma necesaria con que comprarlas, además los padres tendrían la oportunidad de llevarlos a sus hijos a esos establecimientos que tendrían que ser gratis ya que serían sostenidos por los propios narcos.



Yo creo que si no se buscan soluciones alternativas para la droga, si nuestros legisladores nacionales no se ponen las pilas y reformulan algunos aspectos de los Código Civil y Penal vamos a terminar pareciéndonos a Méjico o terminaremos peor, porque en Méjico prácticamente los narcos hacen lo que quieren con la población mejicana y con los dirigentes políticos, a juzgar por los titulares de la prensa, no se debe dejar que eso pase, si no agarramos el toro por las astas, de una vez por todas.



Y otras cosa muy importante no podemos vivir pensando en encontrar la solución perfecta al 100 % al problema de las drogas, porque simplemente las soluciones perfectas no existen, sólo existen soluciones que tienen más pro que contras, y sólo su puesta en práctica a través de un plazo prudencial de tiempo puede darnos un indicador de si resulta o no.



Si en el primer año reduce el delito en un 5% ya podemos ponernos contento, tal vez el próximo año se reduja en un 10%, y así la llevaremos pero eso no se puede saber si no se lo prueba poniéndolo en práctica.



Además no nos debemos olvidar del fracaso que fue la prohibición de vender y tomar alcohol en los primeros años del siglo pasado en los Estados Unidos conocida como la famosa LEY SECA, esta prohibición lo único que consiguió fue que florecieran los alambiques clandestinos donde destilaban alcohol para el contrabando y que los mafiosos coetáneos de aquella época se hicieran ingentemente ricos y poderosos, tomemos entonces ese fracaso como ejemplo y veamos



Tal vez te parezca una idea muy descabellada pero en mi humilde opinión creo que podría ser viable. 



(*) DNI 16.004.265