Miércoles, 11 Mayo, 2011 - 07:05

La Presidente le bajo el pulgar al proyecto "Moyano" para repartir ganancias

Cristina Fernández dijo que se debe hacer a través de un convenio y no por ley. Además, les pidió a los gremios que, en lugar de apoyar su reelección, "solucionen los hechos sin amenazas". Postura que en los círculos políticos se interpretó como un gran tirón de oreja al jefe de la CGT, Hugo Moyano, y también a los gremialistas petroleros que provocaron desabastecimiento de naftas con su prolongado conflicto en Santa Cruz.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En círculos políticos no pasó desapercibido el tirón de orejas de la Presidenta a los gremios, que se produce días después de que los Moyano defendieran el derecho de los trabajadores a seguir protestando para conseguir sus reinvindicaciones salariales.



Desde hace meses vienen recrudeciendo versiones de cierto enfriamiento en la relación política entre Cristina y Moyano, que quedó aún mas en evidencia cuando la presidenta envió una carta al acto de la CGT en la 9 de julio pero en ningún momento mencionó a Moyano.



En un duro discurso brindado en la Casa Rosada, la mandataria por primera vez se pronunció en público contra el proyecto de participación de los trabajadores en las ganancias empresariales que elaboró el diputado asesor de la CGT, Héctor Recalde.



En algún momento Moyano intentó colocar a Recalde como compañero de fórmula de Cristina para octubre, un intento que parece haber quedado totalmente sepultado. Al respecto, Cristina pidió que la iniciativa sea discutida dentro de los "convenios laborales", por ejemplo, con bonos o primas, mientras que desde la primera fila del Salón de las Mujeres de la Casa Rosada la aplaudían a rabiar el titular de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, y su antecesor en el cargo, José Luis Lascurain.



En un acto que marcó su reaparición pública tras su misteriosa ausencia del lunes, la jefa de Estado volvió a pronunciar un discurso con constantes apelaciones a la "racionalidad" y "sensatez", a fin de bajar los niveles de conflictividad, algo que estuvo presente en todas las reuniones que encabezó la semana pasada por el diálogo social que puso en marcha.



Pero se refirió especialmente a los sindicatos al advertirles que "hay que ser sensatos e inteligentes porque por más que amenacen no nos van a hacer cambiar el rumbo". "Preferiría que en lugar de apoyarme tanto pidiendo para que sea Presidenta, me apoyen de manera contundente solucionando las cosas sin presiones, que no le hacen bien a los argentinos, no le hacen bien a los empresarios y trabajadores", reclamó en otro pasaje fuerte de su exposición.



Sobre la propuesta de distribución de ganancias, la mandataria puso como ejemplo la negociación de la empresa Firestone con el sindicato del Neumtico enrolado en la CTA -la central rival de la CGT- cuyos trabajadores obtuvieron un plus de ganancias en el marco del convenio colectivo del sector.



"Ellos participan de la rentabilidad de las empresas a través del convenio colectivo, que me parece un instrumento muy idóneo para discutir la participación de las ganancias por una cuestión sencilla: una ley es algo general, que no pude ser aplicado a todas las actividades económicas", explicó.



"Por eso me parece muy sensato que la distribución (de ganancias) o prima, o bonos por productividad, pónganle el nombre que quieran, sea un instrumento para que los trabajadores encuentren el canal para sus demandas legítimas y no afecten al resto de la sociedad", continuó.



De ese modo, marcó claramente sus diferencias con el método que impulsa la CGT para participar de las ganancias, mientras que el ejemplo que presentó tiene fuertes coincidencias con el plan que le trasladó en ese sentido la UIA en la reunión que mantuvo con la mandataria el martes pasado, como parte del diálogo social.
Fuente: 
A24.com