Martes, 10 Mayo, 2011 - 12:32

No conducirá por 5 años y deberá "reaprender" a manejar
2 años de prisión condicional para el conductor de la ambulancia que atropelló y mató a Franco Gallo

La Justicia condenó a Alfredo Beltrán Encina acusado de “homicidio culposo agravado” a dos años de prisión condicional por atropellar y matar a Franco Gallo el 11 de diciembre de 2007 cuando conducía una ambulancia a gran velocidad. Además, la pena lo inhabilita por cinco años para conducir y lo obliga a realizar estudios y prácticas que tendrán como finalidad capacitarlo en la conducción de vehículos de emergencia. Gallo, un estudiante de 20 años, perdió la vida en 2007 al recibir un fuerte impacto del espejo de una ambulancia, cuando se disponía a cruzar la avenida Las Heras.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El procurador general del STJ, Jorge Canteros informó este martes que se concluyó la condena a Alfredo Beltrán Encina por el delito de “homicidio culposo agravado” (artículo 84, segundo párrafo del Código Penal), a la pena de dos años de prisión condicional, cinco años de inhabilitación especial para conducir y la obligación de realizar estudios y prácticas que tendrán como finalidad capacitarlo en la conducción de vehículos de emergencia.



Se trata del hecho ocurrido el 11 de diciembre de 2007, en que Franco Gallo, un joven de 20 años, perdió la vida al ser atropellado por una ambulancia que circulaba a más de 55 km/h, cuando se aprestaba a cruzar la avenida Las Heras en la zona de la UNNE.



Las audiencias de debate se desarrollaron el 12, 13 y 18 de abril en el Juzgado Correccional Nº 3 a cargo del juez Víctor Lucazevich, quien el 29 de abril, mediante la sentencia 05/11, falló en el sentido antes descripto. 



EL HECHO

Franco Gallo, un estudiante de 20 años, el 11 de diciembre de 2007 recibió en la cabeza el fuerte impacto del espejo de una ambulancia que se trasladaba a alta velocidad, cuando se disponía a cruzar la avenida Las Heras, luego de realizar algunos trámites en la sede de la UNNE.



El joven había sido trasladado al hospital Perrando, donde falleció por muerte cerebral producto de la hemorragia generada por el fuerte impacto. Los familiares decidieron donar los órganos del joven.



Según se informó extraoficialmente en ese momento, los médicos que lo atendieron aseguraban que la hemorragia le impedía al joven ser trasladado a otro centro asistencial especializado. Franco era hijo de Mónica Delsin y Oscar Gallo, personas reconocidas del ambiente de la capital chaqueña.