Lunes, 9 Mayo, 2011 - 16:46

Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia

El famoso estribillo de la canción de León Giego (“La memoria despierta para herir a los pueblos dormidos que no la dejan vivir libre como el viento”) viene a cuento a raíz de una invectiva circularizada por amigos de la UCR hace un par de días. “Punteros entregan volantes proselitistas”, denuncian y agregan: “Puesta en escena con recursos estatales para promocionar la candidatura de Martínez”.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042


Estimados correligionarios: el “cotillón” oficialista, las remeritas con eslóganes de campaña, las camionetas con parlantes… ¿ustedes nunca las usaron? ¿Nunca fueron oficialistas? ¿Acaban de despertar del sueño criogénico y no recuerdan nada?



Que quede claro: estamos en contra del uso de recursos del Estado para hacer campaña pero sabemos que es una ingenuidad pretender que estas prácticas desaparezcan de la noche a la mañana.



Claro que no es lo mismo la campaña que naturalmente se desprende de la gestión exitosa de un funcionario que el montaje de una kermese a todo trapo y sin justificación, pero que la crítica provenga del partido que gobernó durante más de una década utilizando exactamente la misma metodología de propaganda que ahora denuncia… suena un poco contradictorio.



Frases como “El gobierno de Capitanich pone a disposición del candidato a intendente Gustavo Martínez todos los recursos del Estado”, “Desde temprano los beneficiarios de los Planes Argentina Trabaja, y punteros del grupo justicialista que dirige Fabián Ríos recorrieron la avenida para ejecutar trabajos de limpieza”, y un largo etcétera, parecen mostrar que, o bien el radicalismo tuvo una epifanía masiva y a partir de ahora no se permitirá un solo gesto demagógico, o bien el perdió completamente la memoria.



Como decía la vocecita de la “Cantata del adelantado Don Rodrigo Díaz de Carreras, de sus hazañas en tierras de Indias, de los singulares acontecimientos en que se vio envuelto y de cómo se desenvolvió”: “¡Haya paz!”