Lunes, 9 Mayo, 2011 - 11:47

Primarias abiertas, simultáneas y obligatorias
"La mejor fórmula que hay es abrir el juego y que vayamos a la cancha", dijo Hugo Maldonado

El legislador radical se refirió a la posibilidad hasta ahora informal de que los candidatos de esa fuerza política con aspiraciones a ocupar diputaciones nacionales se sometan al proceso de primarias abiertas en lugar de esperar una decisión partidaria. “Esto le hace bien a Alfonsín, a la UCR y al propio candidato porque es un proceso de legitimación”, analizó. También el presidente del radicalismo chaqueño lo consideró una buena salida porque “no hay que tenerle miedo a los mecanismos democráticos”.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
A partir de los trascendidos sobre una nueva dirección en la política del radicalismo vernáculo para elegir a sus candidatos, proceso que durante treinta años estuvo supeditado al visto bueno de Luis León y durante los últimos tres lustros al de Ángel Rozas, tanto Maldonado como Luis Verdún, presidente del Comité Provincial de la UCR, aclararon que no hubo un cónclave de la “Mesa Chica” de Convergencia Social.



REUNIÓN INFORMAL

“Nos juntamos un grupo de amigos a comer un asado con Ángel Rozas”, refirió el diputado provincial. La ausencia del caudillo chaqueño, abocado a la campaña nacional junto a Ricardo Alfonsín, lo mantiene alejado de Resistencia la mayor parte del tiempo por lo que sus amigos encontraron una buena oportunidad para compartir una charla amena.



En ese encuentro social en el que “hubo gente de Convergencia y amigos que no son de Convergencia”, surgieron diversos temas. Uno de ellos fue el de las candidaturas de cara a las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) para cargos electivos nacionales, previstas para el 14 de agosto.



Según el sistema (del que el propio Verdún reconoció sus “complejidades”) los precandidatos que deseen participar de las elecciones generales del 23 de octubre tendrán que pasar por el cedazo de las primarias. Sólo los que ganen de las agrupaciones políticas que superen el 1,5% de los votos emitidos se podrán presentar en octubre. Este escenario representa un desafío para aquellos con expectativas de integrar las listas: para ser votados por todos los ciudadanos (tal lo prevé el sistema de “P.A.S.O.”) tendrán que encarar sus propias campañas.



“En la especulación de que las primarias se den, hay muy poco margen de cerrar en un candidato toda la fuerza que tiene Convergencia Social”, señaló Maldonado. En la carrera hacia la Cámara de Diputados de la Nación, aparte de él están hasta el momento Víctor Zimmermann, Carlos Urlich, Clelia Ávila, Marita Barrios y Mario Jaraz.



“La mejor fórmula que hay es abrir a que los que queramos participar cumplamos con las formalidades que la ley requiere y vayamos a la cancha”, aseguró: “Esto le hace bien a Ricardo Alfonsín, a la UCR y al candidato porque es un proceso de legitimación”. Para Maldonado, no obstante, su posible performance en un proceso semejante tiene un doble valor: el del desafío político y el del balance de lo ya realizado: “Está bueno para saber si lo que hicimos hasta ahora está bien o no”.



Aparte de reconocer que está conforme con algunos “sondeos” informales llevados a cabo durante los últimos días con distintos espacios de la ciudadanía, Maldonado tomó la delantera en la carrera, como lo testimonia la gigantografía que se exhibe en plena Avenida Sarmiento de Resistencia. “No hay otro margen y hay que anotarse e ir a la cancha”, sentenció.



VERDÚN, TAMBIÉN POR EL P.A.S.O.

El titular del radicalismo chaqueño también se mostró partidario de los procesos democráticos que permitan una selección no conflictiva de los candidatos. “Tenemos varios candidatos a diputado nacional; una manera sería habilitar desde Convergencia para que vayan a las primarias, aunque no es algo que se haya decidido aún”.



Entre los beneficios, aseguró, “mostraríamos un partido movilizado, candidatos rastrillando la provincia: es buscarle un costado positivo a una ley que ofrece dificultades”, afirmó y concluyó: “No hay que tenerle miedo a nuevas mecánicas democráticas”.